El mercado avícola en la encrucijada

La avicultura viene enfrentando serios desafíos debido a los cambios climáticos y a los que se sumó el peligro inminente de la gripe aviar. ¿Cómo afectan estos fenómenos a los productores y a la formación de precios?

La producción avícola está atravesando momentos de incertidumbre y preocupación debido a la gripe aviar y sus consecuencias. El sábado se viralizó un video de la granja Santa Ana ubicada en Corrientes, que debió destruir 360.000 huevos debido a la sospecha de la enfermedad.

El Juzgado Federal de 1ª Instancia Nº 2 de esa provincia determinó una tercera muestra que se realizó este miércoles tras las polémicas dos muestras que se realizaron previamente y generaron cruces entre el Senasa y la avícola. Esta situación lógicamente es preocupante en materia de salud pero a la vez es de vital importancia para los productores cuyo sustento e ingresos dependen de la actividad. Este jueves se conocerá el nuevo resultado de la muestra. Por su parte, la empresa también realizó un testeo que fue enviado al laboratorio. El titular de la Avícola Santa Ana S.A, Daniel Enciso, dijo que le resulta “inexplicable la actitud del Senasa, porque es evidente y comprobable que hay una desconexión entre lo que se dice en Buenos Aires y lo que se hace a nivel regional”. Asimismo, Enciso agregó: “Después, cuando hicieron los test, informaron que habían dado negativo, y al día siguiente llamaron para decir que eran positivos, es decir, hay un cortocircuito interno”.

El mercado avícola en Santa Fe

“Es complicado porque venimos viendo situaciones extraordinarias últimamente: el calor extremo durante un mes, la gripe aviar que es algo nuevo en el país (nos modifica el panorama y las reglas de juego) y la sequía, son situaciones que hacen que el mercado tome también un ritmo extraordinario”, sostuvo Alejandro Coianiz, presidente de la Cámara Avícola Santafesina en entrevista exclusiva con INFOROSARIO.

El representante de la entidad explicó que pasaron de un aumento muy grande de precios a mediados de marzo y principios de abril y ahora están experimentando un cambio de tendencia. ¿Por qué se dio el aumento? “Debido al extremo calor se ofrecieron muchos menos kilos al mercado y se trata de una carne muy consolidada, entonces la demanda siguió creciendo e hizo subir el precio. Hoy está el pollo que no se puede exportar por la gripe aviar, cambió el clima, el pollo tiene otro peso, ofrecemos más kilos y cantidad de pollo, la curva tira hacia abajo y nos encontramos con un descenso del 20 por ciento en el precio, y no sabemos cuál va a ser el piso”, detalló Coianiz.

En este sentido enfatizó: “Queremos recalcar que el precio del pollo está bajando, siempre sale en las noticias cuando sube, pero no cuando baja, el mercado del pollo es todo el año así, es un serrucho. La preocupación está dada por conseguir el físico del cereal después de la sequía que tuvimos, pero no es nada fuera del trabajo diario que tenemos. Hoy por hoy está en baja, pero luego podría estabilizarse y volver a subir. Son cambios que se generan en una semana o 10 días”.

Según la Cámara Avícola Santafesina, el consumo per cápita promedio en el país llega a los 45 kilos anuales de carne y 270 huevos por habitante.

Sobre las medidas drásticas que sufrieron algunos productores en el país, informó que “respecto al número global y de pollos parrilleros es chico el número que se ha sacrificado. En la parte de huevos se ha sentido más y sobre todo en el sur, en Neuquén destruyó a un porcentaje importante y el sur de Argentina está desabastecido en ese sentido, por eso el huevo tiene un precio mucho más firme porque ahí si se nota la falta. El huevo está muy instalado en el consumo, la demanda no baja y al disminuir la oferta el precio tiene a subir”.

Entre las causas del aumento, el presidente de la Cámara Avícola mencionó: el calor extremo, una postura muy inferior, la mortandad de animales y la matanza de algunos planteles (cuando se detecta gripe aviar hay que matar al galpón completo, que es lo que está peleando ahora Corrientes).

Como antecedente puntualizó lo sucedido en una granja en Esperanza: “el animal no mostraba síntoma de estar enfermo, pero un análisis dio positivo, pidieron una contramuestra, pero SENASA actúa bajo protocolos internacionales, y como estábamos aprendiendo cómo trabajar con el tema de la gripe, no permitió una segunda muestra, por eso tuvieron que sacrificar al plantel completo”.

“Hoy se pudo flexibilizar un poco la situación y se hace una contramuestra, pero es parte de trabajar en el marco de esta enfermedad nueva, que puede ser totalmente destructiva para un emprendedor, granjita o empresa. Actualmente nos están dando una segunda oportunidad de tomar otra muestra, y no es que hayan actuado mal, se actuó de acuerdo al protocolo, pero afortunadamente se entendió que era necesaria tomar otra, porque los animales no habían bajado la postura, tenían un comportamiento totalmente normal y no había mortandad extrema”, remarcó Coianiz y concluyó: “Estamos jugando en un terreno con mucha incertidumbre, sabemos que hay vaivenes y reglas del juego no muy claras”.