La grieta laboral: monotributistas cobran 35% menos que agremiados

El empleo registrado alcanzó los 13.018.100 de personas, según el último informe del Ministerio de Trabajo en base a los números de la Seguridad Social, lo que cumple en parte lo que el equipo de Sergio Massa buscaba: sostener y aumentar el empleo. Pero la suba, que se produjo principalmente por el aumentos de monotributistas y de asalariados privados, intensificó el marco de desigualdad entre trabajadores bajo convenio y cuentapropistas. 

En el gobierno señalan que a pesar que esto es verdad, el humor social no es el mismo con gente empleada que con desocupados, pesa a la inflacion que este mes podria estar otra vez cerca del 5,7 por ciento. Los datos ayudan al Palacio de Hacienda: de acuerdo a un paper del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO), en agosto de 2022, sólo 3 de los 10 convenios monitoreados por el CESO le ganaban a la inflación. 

Pero durante los meses siguientes se dio un proceso de renegociación paritaria gracias al cual 6 de los convenios terminaron el año por encima del salario real que tenían en diciembre de 2021. Asi las cosas, 9 de 10 convenios consiguieron mejoras del salario real entre septiembre y diciembre. Esas renegociaciones fueron las que contemplaban incrementos para los primeros meses de 2023 en torno al 6% mensual.

 Y si bien en la Casa Rosada celebran que el empleo formal mejoró 0,4% en noviembre respecto de octubre (47,8 mil personas más), y con respecto al mismo mes del 2022, el trabajo registrado creció 5,1% (630,8 mil), en los hechos ni la creación de empleo ni los salarios fue para todos equitativa. En 2022, lo gremios que lograron mejores condiciones salariales frente a la inflación fueron los trabajadores Hoteleros y Gastronómicos (+15,9% real), los del Transporte de corta y media distancia (+10,9% real) y los empleados de Comercio (+6,1% real). Los trabajadores de la Construcción registraron un incremento del 2,6% real a Diciembre de 2022, mientras que los trabajadores de la Sanidad obtuvieron un aumento del 1,6% real. 

El Salario Mínimo Nacional Docente Garantizado (SMNDG) también registró un aumento del 1,2% real el año pasado. Llamativamente, el gremio que más perdió en el salario básico respecto de la inflación durante 2022 fue Camioneros (-6,5% real), pero el acuerdo paritario de Camioneros les permitió- con altibajos- mantener el poder adquisitivo en términos reales hasta el mes de junio pero luego perdió todos los meses respecto de la inflación. 

A Camioneros los siguieron el gremio de la Alimentación(-4,8% real), Bancarios(-3,2%)y el gremio de Metalúrgicos (-1,7% real). El caso de los bancarios, que deben  discutir en breve la pauta salarial 2023 y el camioneros, que tienen aumentos previstos en torno al 6% mensual hasta el mes de junio, les mejorar el sueldo de bolsillo a esos dos gremios si la inflación se mantiene por abajo del 6%. 

Pero todo esto parece un cuento de hadas para los trabajadores que no están bajo un convenio colectivo de trabajo y no cuentan con paritarias. Y la tendencia es que esto ocurra cada vez menos. De acuerdo al informe de la cartera de Trabajo, el mayor incremento mensual del empleo fue el de los monotributistas (31.400), una modalidad a la que recurren con más frecuencia las empresas. Esta modalidad explica dos terceras partes (66%) del crecimiento neto del número de trabajadores con puestos registrados en el sistema de seguridad social. Los asalariados privados crecieron en 12 mil personas, seguido por el sector público (7,9 mil). En cambio, se redujo el número de trabajadores encuadrados en el monotributo social (4,7 mil). 

Y si bien la lucha contra la informalidad se festeja en los pasillos de la Rosada, se sabe que es muy poco si se lo compara con que en la interanual, el total de trabajadores con empleo asalariado solo se expandió 3,4% (331 mil trabajadores). Este incremento fue impulsado por el sector privado (4,5%, 269,3 mil personas) y, recien en segundo orden, al crecimiento del sector público (1,8%, 58,9 mil empleos más). 

La caída de la clase media también se nota en los números del trabajo en casas particulares, que presentó una variación positiva del 0,6% con relación al mismo mes del año anterior (apenas 3 mil trabajadores). Y es por eso que si bien el trabajo crece, crece mas el independiente, que en su conjunto se expandió 11,6% (299,5 mil trabajadores) impulsado por las categorías de monotributo. Por su parte, la cantidad de aportantes al régimen de autónomos presentó un incremento moderado de 1,3%.

Pero lo peor para los monotributistas es la escala salarial: mientras que la remuneración nominal bruta promedio en el sector privado fue de $203.764 en noviembre de 2022 y creció 88,2% con relación al mismo mes del año anterior, para los monotributistas en promedio llega a ser de un 35% por ciento menos. Es por esa razon que la mitad de los trabajadores percibió menos de $155.494 de salario y aumentó 86,8% en la comparación interanual, mientras la inflacion supero el 94 por ciento. La verdadera grieta que los trabajadores sufren de la que pocos hablan.