Manzur se va en serio, a partir de febrero

Juan Manzur esta vez se va y no hay más vueltas. Hace dos meses que le viene advirtiendo al presidente su deseo de partir de un gabinete deshilachado, donde él comenzó con ínfulas de manejo hasta comunicacional y debió conformarse con tareas administrativas. El tucumano pretende, de mínima, regresar al campamento provincial como candidato a vice de Jaldo. El Alto Tribunal tucumano le habilitó esa posibilidad con una antojadiza interpretación de la Carta Magna, cuando ya acumula dos períodos consecutivos como gobernante. Manzur había solicitado uso de licencia para desempeñarse como Jefe de ministros del gobierno nacional.

Manzur había solicitado permiso antes del cierre del 2022 pero Alberto le pidió que se quedara unos meses más. Pero el Presidente le pidió que se quedará.

El empresario aceitunero mantiene una ambición superior y es la de presentarse como candidato a presidente, en un armado de alianza con otros gobernadores peronistas. El “renunciamiento” de Cristina parece animarlo, cuando por ahora no abundan candidatos a la máxima magistratura por parte del Frente de Todos.

Nada está improvisado en su carrera electoral ya que intentará pisar sobre seguro antes del desafío nacional. En Tucumán se sabrá el resultado de las PASO el 14 de mayo próximo. Tucumán, al igual que la mayoría de otras provincias, ha adelantado el cronograma electoral. Es probable que el Gordo Olmos, actual vice de la Jefatura de ministros suba un escalón más o haya algún enroque interno.

El arribo de Massa al gabinete licuó el poco poder de mando interno que tenía Manzur en la Rosada. Alberto, Massa y él se miden en un partido muy complicado de ganar. Todavía ven margen para la definición.