El Parlamento Europeo destituyó a Eva Kaili, acusada de corrupción con Qatar

La vicepresidenta del Parlamento Europeo Eva Kaili ha sido imputada por cargos de pertenencia a organización criminal, corrupción y blanqueo de capitales en el marco de la investigación sobre presuntos sobornos de Qatar a personas que pudieran influir en la toma de decisiones de la Eurocámara.

El pasado mes de noviembre, Kaili defendía a Qatar en declaraciones frente al Parlamento Europeo. La vicepresidenta acusó a los críticos de querer “boicotear” a Qatar. Durante su intervención aseguró que el Mundial es “una prueba de cómo la diplomacia deportiva puede provocar la transformación histórica de un país, con reformas que inspiran al mundo árabe”. 

También defendió a Qatar como “modelo de derechos laborales” por la abolición de la kafala (explotación laboral) y la introducción del salario mínimo. “Retos que incluso las empresas europeas se niegan a reforzar mediante leyes”, reconoció la eurodiputada. 

Kaili acusó a algunos representantes de la cámara de “seguir discriminando” al país y los tachó de hipócritas: “Siguen aprovechándose de su gas y tienen allí sus empresas con ingresos multimillonarios”. La vicepresidenta griega señaló que los países de la Eurocámara pueden “defender nuestros valores”, pero destacó la falta de “valor moral para dar lecciones y conseguir la atención de los medios de comunicación”.

150.000 euros en efectivo

Las autoridades encontraron este lunes en la vivienda de Eva Kaili bolsas con 150.000 euros en billetes de 20 y 50 euros durante un registro, según informaciones de medios locales recogidas por EFE.

Su padre fue detenido ese mismo día in fraganti en un hotel de la capital belga, cargando una bolsa con 600.000 euros en efectivo, con la que pretendía escapar.

Duplicó sus depósitos bancarios en dos años

La socialdemócrata griega duplicó con creces en dos años sus depósitos bancarios, según sus propias declaraciones anuales de bienes que están disponibles en el sitio en la red del Parlamento heleno.

En su declaración de 2019, que se refería a sus bienes para el año fiscal de 2018, Kailí declara ingresos de un total de 550.000 euros (más de la mitad provienen de la venta de una vivienda en las afueras de Atenas), mientras sus depósitos bancarios ascienden a 210.000 euros, la mayor parte depositados en un banco belga.

Tan solo un año después (año fiscal 2019) sus depósitos casi se duplican hasta alcanzar los 405.000 euros, aunque durante ese período sus ingresos disminuyen (219.000 euros) y además compra un apartamento en el barrio de Psijicó en Atenas de un valor total de 270.000 euros.

En 2020 sus depósitos siguen al alza y alcanzan los 461.846 euros, aunque sus ingresos disminuyen de nuevo (164.000 euros).

Embargo de bienes

La Autoridad contra el Blanqueo de Capitales de Grecia ordenó este lunes el embargo de los bienes (inmuebles, cuentas bancarias, empresas) de Kailí y sus familiares cercanos en el país, con la justificación de que es posible que provengan de actividades ilícitas.

Las investigaciones de la Autoridad están actualmente centradas en una empresa de inmuebles con sede en Atenas que Kailí fundo hace un mes con su marido italiano y asesor del PE, Francesco Giorgi, quien también se encuentra bajo arresto e, igual que su esposa, ha sido imputado por un juez belga por el delito de participación en organización criminal, blanqueo de capitales y corrupción.

El embargo de los bienes por las autoridades helenas tiene como objetivo principal localizar rápidamente y bloquear el posible traslado de dinero o bienes muebles que pudieran probar el delito de blanqueo de capitales.

El ministro de Justicia heleno, Kostas Tsiaras, señaló este lunes en la televisión privada de SKAI que Grecia está plenamente dispuesta a cooperar con las autoridades belgas para que se arroje luz al caso de corrupción.