Día del Militante Peronista: Acto de Cristina Kirchner en medio de la interna del Frente de Todos de cara al 2023

Cristina Kirchner encabeza esta tarde su primer acto masivo desde el intento de magnicidio. Habrá distintos controles para el público, tanto adentro como afuera del Estadio Único. Se espera que dé señales sobre su futuro político. Habrá intendentes, sindicatos y organizaciones sociales, pero no asistirán Alberto Fernández ni Sergio Massa.

Mientras el presidente Alberto Fernández -ya mejorado de su problema de salud- continúa su gira por el exterior, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner sale a la cancha este jueves 17 de noviembre por el 50° aniversario del Día de la Militancia en un acto que la tendrá como única oradora en el estadio Único de La Plata.

La última aparición pública de la dirigenta del peronismo fue semanas atrás en un plenario de la UOM, donde brindó su alocución en carácter de invitada y de frente a un público mezclado de sindicalistas, empresarios, dirigentes políticos y militantes. Esta vez, más allá del inevitable popurrí de los distintos estratos sociales, Cristina Kirchner tendrá un contacto directo con su militancia. “El núcleo duro”, como se suele decir en la jerga cuando de votos se trata.

La reaparición será en la provincia de Buenos Aires, donde gobierna su alfil Áxel Kicillof y donde administra tensiones con el intendente de la localidad de La Plata, el hombre del PRO Julio Garro. En la previa de este acto que promete ser multitudinario, la provincia de Buenos Aires emitió un comunicado pidiendo que “se arbitren las medidas necesarias con el objeto de optimizar los recursos logísticos y humanos dispuestos para el servicio”. 

Luego de la UOM, la vicepresidenta sale a jugar de local y como más le gusta: de frente a los suyos. Se espera una importante presencia de La Cámpora, que convocó al acto de la misma manera que lo hicieron desde el Frente Sindical para el Modelo Nacional de la CGT (entre ellos Camioneros y los gremialistas de Smata) y organizaciones sociales, entre ellas el Frente Patria Grande que responde a Juan Grabois.

Será un acto mucho más imponente que el último de la UOM y es una reaparición de CFK al calor de su gente después de lo que fue el intento de magnicidio que sufrió en Juncal y Uruguay, en el barrio porteño de Recoleta. En los últimos días, la vicepresidenta hizo hincapié en la investigación de este hecho y hasta dio un paso más: recusó a la jueza María Eugenia Capuchetti por considerar que no ahondó en la investigación, en especial por algunos indicios que lo ponen en el ojo público al diputado Gerardo Milman.

Pero más allá de la causa, el acto promete ser una hoja de ruta para el Frente de Todos pensando en 2023. Y se trata de una orientación para un frente oficialista que se desangra en su propia interna y que tiene a muchos dirigentes pensando en las elecciones y dispuestos a competir en las elecciones PASO.

Hace pocos días dio cuenta de esto su hijo y presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, quien en un extenso reportaje con Tomás Rebord planteó que la mesa del Frente de Todos “tiene que ser más grande” y que se debe ampliar la coalición y la mesa de discusión para tomar decisiones vinculadas a las políticas públicas.

El último acto de Cristina Kirchner en la UOM fue una catapulta gremialista para plantearle a Alberto Fernández la necesidad de que se implemente una suma fija que apuntale los salarios de los trabajadores, independientemente del curso de las paritarias. El Presidente fue consultado por esto en su gira por el exterior y, en su escala en Francia, se inclinó por otorgar un bono en el que ya se encuentra trabajando la ministra de Trabjo, Kelly Olmos.

“En la Argentina las paritarias funcionan plenamente y hay que dejarlas funcionar. Y las paritarias han tenido en cuenta esa realidad y la verdad que interferir con una suma fija a los salarios más bajos, también generan muchos problemas en muchos lugares porque los salarios más bajos están en los Municipios y en los pequeños comercios. Y el riesgo que se corre en ese caso es generar un problema fiscal en los Municipios y un problema en muchos pequeños comercios, que no tengo ninguna duda lo resolverían haciendo que sus empleados salgan de la formalidad y pasarlos a la informalidad”, consideró el jefe de Estado.

El acto de Cristina Fernández de Kirchner promete ser una invitación -o una alineación- para que los dirigentes de peso se sumerjan en el pensamiento de la vicepresidenta y empiecen a tomar nota de cómo piensa para las próximas elecciones.