Pablo Moyano después de acordar indemnizaciones millonarias con Horacio Rodríguez Larreta por las grúas, le llevó 5 reclamos a Alberto Fernández

Cada uno de los 500 empleados cobrará una indemnización de 4 millones de pesos en concepto de la llamada “Ley Moyano”, una modalidad que no está contemplada en la legislación, pero que el Sindicato de Camioneros viene consiguiendo desde 1998 sobre la base de su poder de fuego: que una empresa que ganó una concesión de servicios o que cambió de accionistas despida al personal, lo indemnice y lo vuelva a contratar.

El gobierno porteño firmó ayer, miércoles, el acuerdo con el Sindicato de Camioneros que permitirá superar el conflicto con Hugo y Pablo Moyano por la estatización del sistema de acarreo en la Ciudad de Buenos Aires: desde el 1° de octubre, los 500 trabajadores que realizaban los trabajos de grúas para las empresas Dakota y BRD pasarán a la órbita de SBASE, una sociedad del Estado porteño que administra los subtes, donde mantendrán el convenio de Camioneros hasta que pasen a la empresa que gane la licitación para encargarse de este servicio.

El sindicato amagó con declararle la guerra al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por “querer precarizar el salario de 500 trabajadores que realizan los trabajos de grúas y remolques y sacarlos del Convenio Colectivo de Trabajo 40/89″, pero las tratativas que mantuvieron con los sindicalistas la secretaria de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad, Manuela López Menéndez, y el subsecretario de Trabajo, Ezequiel Jarvis, terminaron con un entendimiento firmado por ambas partes.

Por otro lado, anoche el presidente Alberto Fernández recibió en la residencia de Olivos al jefe del sindicato de Camioneros y uno de los tres secretarios generales de la CGT, Pablo Moyano, quien junto a otros dirigentes del Frente Sindical, le llevaron reclamos de cinco medidas concretas para que defina el Gobierno, en medio del creciente conflicto gremial y social por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios ante la desbordada inflación.

Según confiaron fuentes del entorno presidencial a los medios, entre los puntos que le plantearon Moyano y otros dirigentes del Frente Sindical en una cena hermética, luego de que el dirigente camionero que había amenazado romper la unidad de la CGT por las diferencias con los gremios conocidos como “gordos” que apoyan el plan económico y se oponen a que el Gobierno otorgue aumentos salariales por decreto con suma fija, Moyano le dejó una carpeta con los siguientes reclamos que Fernández quedó en analizar:

Entre los pedidos Moyano incluyó un aumento de suma fija mientras se siguen rediscutiendo las paritarias, confirmaron además, fuentes gremiales.

  • Asignaciones familiares sin topes, para todos los empleados en relación de dependencia. Sin topes para quienes paguen impuesto a las ganancias.
  • 3 bonos de suma fija para recuperar lo perdido por salarios y planes sociales frente a la inflación. El reclamo es que sean pagados a trabajadores asalariados de todos los sectores, en los últimos 3 meses del año: octubre, noviembre y diciembre.
  • Actualizar el mínimo del piso del impuesto a las ganancias, en línea con los aumentos salariales actualizados por la inflación.
  • Endurecer los controles de precios de la canasta básica de alimentos.
  • Ayuda especial a personas en situación de indigencia (IFE5), a partir de la recaudación por la liquidación de exportaciones con el dólar sojero.

El pedido que le dejó Pablo Moyano a Alberto Fernández en Olivos, llegó junto con la difusión de los nuevos índices de pobreza e indigencia del Indec y un mensaje posteado por la vicepresidenta, Cristina Kirchnerel miércoles a la noche en su cuenta oficial en Twitter, en el que reclamó al Gobierno y especialmente al ministro de Economía, Sergio Massa, “una intervención más fuerte” de Economía para frenar el alza de precios de los alimentos.

La advertencia es para Fernández, pero en especial para el ministro de Economía, Sergio Massa, quien había asegurado que revisaría las ganancias extraordinarias de las empresas, pero sin que se conozca ninguna novedad al respecto.

El nuevo tirón de orejas de la vicepresidenta tuvo como objetivo a la promesa del Gobierno de pagar una ayuda especial a los ciudadanos que se encuentren por debajo de la línea de indigencia, algo que había anunciado Massa en la resolución que estableció la creación de un fondo especial que recaudó el gobierno de la liquidación de exportaciones con el dólar sojero que vence justamente este viernes 30 de septiembre y se esperaban con expectativas, anuncios del ministro de Economía.

Sin embargo, este jueves, en conferencia de prensa en la Casa Rosada, la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, aclaró que desde el Gobierno “no hay un anuncio pensado en los próximos días”. Aunque reconoció que es un tema que “está en evaluación y tratamiento”.