Némesis Canalla

El castigo infligido en los últimos treinta años al club de Arroyito, con desastrosas administraciones y descalabros económicos.

Ventas supermillonarias de jugadores como Rubén, Ojeda, Andrés Díaz, Villagra, Di María, Lo Celso, Darío Conca, Cervi los nombres siguen… y un club devastado con una deuda de más 30 millones de dólares.

Ahora, al desastre económico se le suma una avanzada política.

Un sector de la política provincial se entromete en el proceso electoral. Como aquella pésima intervención de los años 2010 impulsada por un personaje político Alberto Joaquín.

Similar a los entretelones de aquel 2010 a este 2022 ” El dinero y el poder pueden desvirtuar la voluntad ; pueden alterar la
competencia electoral”
.

Cabe aclarar, con nuevos personajes está vez, pero conocidos en el ambiente institucional. Abogados, manipuladores políticos y vivillos circunstanciales de un paso fugaz en la vida de Rosario Central.

Hoy, después de varios desaciertos por parte de la Inspección General de Personas Jurídicas (IGJ). Inexplicablemente intervino postergando por 90 días, el primer llamado a elección del 30 de Octubre, por encontrar un padrón con múltiples irregularidades y denunciado por estar hackeado. Desde ahí el culebrón de las elecciones en Rosario Central comienzó un camino sinuoso y sombrío.

Y a los días, se contradice la titular (IGJ) María Victoria Strata con un nuevo dictamen convocando elecciones para el día 18 de diciembre.

Lo extraño de este dictamen, es que convoca a elecciones con el mismo padrón, el que había denunciado.

Va ser relevante en los próximos días el pronunciamiento de las distintas agrupaciones sobre está discordante medida.