Alberto Fernández ante la ONU condenó el atentado contra Cristina Kirchner y dijo que buscó “alterar a la democracia”

El mandatario abrió su discurso agradeciendo los mensajes de solidaridad por el intento de magnicidio y sostuvo que los discursos extremistas y violentos “proliferaron y encontraron tierra fértil para sembrar el sentimiento antipolítico”. Renovó el reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas, como también el pedido de justicia por los atentados a la Embajada de Israel y la sede de la AMIA.

El presidente Alberto Fernández se refirió al atentado contra Cristina Kirchner y los “discursos extremistas”, al participar en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la ciudad de Nueva York. 

“Quiero comenzar estas palabras agradeciendo la solidaridad que la Argentina ha recibido del mundo entero por el intento de magnicidio perpetrado contra nuestra Vicepresidenta”, sostuvo al comienzo de su mensaje y así agradeció el apoyo de la comunidad internacional tras el ataque ocurrido el pasado 1 de septiembre.

El Jefe de Estado advirtió que el el hecho “no solo afectó la tranquilidad pública”, sino que también “buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida”.

Ante el foro multilateral denunció la proliferación de “discursos extremistas y violentos” que “encontraron tierra fértil para sembrar el sentimiento antipolítico en nuestras sociedades”. 

Y continuó: “Quienes buscan debilitar y erosionar las democracias, tienen intereses específicos que los lleva a promover la polarización extrema. No aceptemos resignados esa situación. Generemos un enérgico rechazo global a quienes promueven la división en nuestras comunidades”.

Además evaluó la crisis mundial generada por el coronavirus y la guerra en Ucrania. “¿Es justo que la fortuna de solo 10 hombres representen más que los ingresos del 40 % de la población mundial? ¿Es ético que la pandemia se haya cobrado cuatro veces más vidas en los países más pobres que en los ricos?”, cuestionó.

En ese marco, subrayó que que “las naciones endeudadas padecen mucho más los efectos del sistema establecido” y agradeció a los países que apoyaron el proceso de renegociación de la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Vale recordar que el mandatario mantuvo ayer un encuentro con Kristalina Georgieva y, además, se oficializó la aprobación de la segunda revisión técnica.

El Presidente llamó “la atención por la utilización de medidas unilaterales de coerción” y señaló que de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, “las únicas sanciones legítimas son aquellas impuestas por el Consejo de Seguridad para hacer cumplir sus decisiones en materia de mantenimiento de la paz y la seguridad”. En virtud de esto, se sumó “al reclamo de los pueblos de Cuba y Venezuela para que se levanten los bloqueos que esas naciones padecen”.

AMIA y Malvinas

En otro tramo de su discurso, el mandatario renovó el reclamo de justicia por los atentados a la Embajada de Israel y a la sede de la AMIA. “Queremos que los responsables de tan atroces ataques sean identificados, juzgados y eventualmente condenados”, sostuvo.

Al respecto, el Presidente instó a la República Islámica de Irán a que coopere con las autoridades judiciales, como también pidió a la comunidad internacional no “recibir o cobijar a cualquiera de los imputados aun cuando gocen de inmunidad diplomática”. 

Y finalmente reiteró el reclamo argentino por los “legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”.

“Forman parte del territorio nacional argentino y se encuentran ocupados ilegalmente por el Reino Unido desde hace ya casi 190 años”, señaló y concluyó: “Deseo reiterar la plena disposición de mi país de retornar a la mesa de negociaciones y buscar una solución que permita poner fin a esta prolongada disputa de soberanía”.

Esta es la primera vez que participa de forma presencial de la cumbre de la ONU, después de haberlo hecho de manera virtual en los años 2020 y 2021 debido a las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus.

Acompañaron en el recinto al presidente, el canciller Santiago Cafiero, el ministro de Seguridad Aníbal Fernández, la portavoz Gabriela Cerruti, el embajador Jorge Arguello, la embajadora ante UNESCO, Marcela Losardo, y el Secretario General de la Presidencia Julio Vitobello.