El dueño del Brighton: Experto en póker y artífice del nuevo estadio

Una etapa dulce del club, bajo la dirección de Tony Bloom (Brighton, 1970), el dueño de la entidad desde el año 2009, cuando tomó el relevo del mítico Dick Knight.

Inversor inmobiliario de profesión, estaba destinado a llegar a mandar en el Brighton. Su tío Ray es directivo desde los años 80 y su abuelo Harry fue vicepresidente en la década de los 70. Tony Bloom fue el benefactor que financió la construcción del nuevo estadio del Brighton. el Falmer Stadium, ahora rebautizado como Amex Stadium, por American Express, compañía que patrocina a la entidad.

Al margen de ser un exitoso hombre de negocios y de ser seguidor ‘gaviota’ desde niño, Tony Bloom también se convirtió en mediático por su buena mano con el póker, con el que ha ganado mucho dinero. Apareció en el televisivo Late Night Poker y llegó a la mesa final del World Poker Tour. Su primera victoria importante llegó en enero de 2004, cuando ganó el Poker Championship de Australia, celebrado en Melbourne, con el que se embolsó cerca de 200.000 euros.

En 2008, sus ganancias con el póker superaban el millón de euros. Una suma importante para cualquier mortal, pero prácticamente insignificante para Bloom, que se gastó 90 millones en la construcción del actual y moderno estadio del Brighton en el que el Atlético de Madrd jugará el domingo.

Sus entrenadores han sido Gustavo Poyet, Óscar García, Sami Hyypiä y ahora Chris Hughton, el que ha conseguido llevar a la Premier al equipo que capitanea el lateral español Bruno Saltor (ex Almería y Valencia), que afronta su sexta temporada en el Brighton de Tony Bloom.