“Se rieron en mi cara”: Mauricio Arboleda acusa a Horacio Rossi de estafarlo

Hab´ía rechazado ofertas de clubes argentinos para ir a jugar a España

El arquero colombiano Iván Mauricio Arboleda está viviendo un verdadero drama y ha rescindido su contrato con el Rayo Vallecano, envuelto en medio de un lío que también involucra a Newell’s.

Todo comenzó en junio de 2021, cuando el arquero colombiano formado en las Inferiores de Banfield, quedó libre del Taladro y emprendió viaje a España, cumpliendo su viejo anhelo de jugar en el Viejo Continente

No tuvo continuidad (era el tercer arquero) en el Rayo Vallecano, equipo en el que firmó a mediados de 2021. Sin presencias en campo y con la necesidad de tener continuidad, acordó su arribo a Newell’s, donde sus actuaciones fueron flojas y no sumó muchos minutos.

Pero el revés deportivo no es nada al lado de los problemas económicos. 


Arboleda fue engañado por el agente Horacio Rossi, quien impulsó su llegada al Viejo Continente. Allegados al arquero comentan que Rossi fue quien instó a Arboleda para que no firmase contrato con Banfield (para así quedar libre) prometiéndole un contrato millonario en Europa.

El propio arquero en una publicación en sus redes sociales, confiesa que “al llegar me di cuenta que los números no eran los acordados”. Toda esta situación irregular derivó en que en este momento, Rayo Vallecano le de la espalda y Arboleda tenga que “vivir de los ahorros”, según dijo.

Según trasciende de las declaraciones de Arboleda, el jugador fue abandonado por el agente que lo empujó a esta situación, a pesar de que Rossi vive en Europa y le había prometido contratos suculentos, contactos variados y un salto en su carrera que, por ahora, no existe. 

El portero, que llegó al país de muy joven, vivió en la Pensión de Banfield, debutó en 2016 y se fue a España en 2021, desligó a Newell’s, su dirigencia y toda su gente de esta actualidad. Más aún, aclaró que se vio obligado a desistir de ganar dinero para jugar en la Lepra persiguiendo el sueño de tener continuidad y lograr volver al arco de su selección.

“Newell’s no hacía parte de nada. Yo terminé contrato en junio del año pasado, buscando otros ambientes. Se acercó una persona y confié en él. Me lleva al hotel el contrato y veo que no es lo acordado, pero yo quería jugar y me comprometí. Luego, llegó un tercer portero y yo no sabía. Vine a España, firmé el contrato, a pesar de que era a tres años. Todo era de otra manera. Él me dijo que tenía una relación cercana con el presidente. Me dejó regalado en Rayo. A penas cobré desde agosto a diciembre. Al ver que no jugaba, busqué una salida para tener minutos y estar en la Selección”, contó.

Reveló que tuvo ofertas de Colombia y Argentina que rechazó: “Me aparece la oportunidad de Atlético Nacional en Colombia, la cual veo con buenos ojos, y una de Colón de Santa Fe en Argentina. Yo no sabía la cláusula de reuso que pone el Rayo a los clubes. El técnico me llamó y me vi en el deseo de ir. Me hicieron firmar un documento para renunciar de los premios de enero. Fui porque quería mostrarme para la Selección. Voy a Newell’s y nadie me habla de eso. Ellos pagan el préstamo al Rayo. Después me entero de que la gente que me llevó tenía su comisión por debajo y me dejaron tirado en el hotel del club. Yo tenía gente cercana que me ayudó a buscar vivienda. De parte de esta gente, ni más. Te roban adelante tuyo y ellos son los ofendidos“.

Arboleda insiste en que fue víctima en todo esto: “Hay gente que se aprovecha. Después de la muerte de mi hermano fue complicado. En medio de esto, hubo sarcasmo. Yo creí y rechacé propuestas del fútbol argentino. Quería cumplir el sueño de mi hermano. No tengo nada contra el Rayo Vallecano y su gente. Llegué con una cosa y salí con otra”.

Aunque en un inicio estaba renuente a revelar el nombre del intermediario que lo habría engañado, se animó a decirlo: “Es un argentino. Se llama Horacio Rossi, de la agencia Capital Group. No tengo nada que ocultarles a ellos. Esto es de un conjunto, no de uno solo. Siempre manifesté el deseo por mi familia. Se han burlado de mí. No he tenido buena suerte con los representantes“.

“Yo cumplí con Newell’s el 30 de junio. Al Rayo solamente le importaba el dinero. El presidente de Newell’s me dice que ya cobró el 20% (…) Llevo acá desde el 5 de julio y nada más me vi el presidente una vez y fue porque lo esperé en el club. Se me río en la cara y me dijo que yo qué hacia allá. Le dije que me debía y él respondió que me iba a pagar. Tratamos de hacer las cosas de la mejor manera, a través de un acuerdo, para que el club no se viera perjudicado. Me vi obligado el lunes a tomar la decisión de irme por un juicio“, mencionó.

Para fortuna de él, todavía hay algo de tiempo para encontrar un club tras pedir el amparo: “Ya lo hice. Cuando alguien tiene la plata en la mano y no te la quiere dar, te hace sentir como un delincuente. Por FIFA, tengo la liberación por justa causa. Yo estoy habilitado para jugar en cualquier equipo y no volver a caer en estas tentaciones de esta gente que está en el fútbol y hace mal. Estoy dispuesto a escuchar ofertas“.

Arboleda quiso concluir dejando afuera a Radamel Falcao García, el otro colombiano con el que compartió en el Rayo Vallecano: “Con Falcao compartimos vestuario. No hace falta involucrarlo a él en todo esto. Cuando llegué a España, me llamó una o dos veces y no hablé más con él. Él no tiene nada que ver aquí“, concluyó.