El Gobierno prepara DNU para convertir planes en empleo

La revisión del programa Potenciar Trabajo que el ministro de Economía anunció que comenzaría mañana recién tendrá una fase preparatoria desde el martes. Zabaleta y el Movimiento Evita, en disputa sobre el operativo. La discusión por si es un “censo” o una “encuesta”, y la posibilidad de miles de bajas. El factor CFK también presiona la interna.

El Gobierno se traza un nuevo objetivo con la renovación del gabinete nacional. Ahora buscará incorporar al mercado de trabajo formal a unos 200.000 beneficiarios de planes sociales mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia que emulará una iniciativa del ministro de Economía, Sergio Massa, presentada hace un año en Diputados. 

Según fuentes oficiales, la cartera que conduce Sergio Massa impulsará la medida. Se trata del Programa “Un puente al empleo” que tiene como objetivo principal “transformar, de manera gradual y con un criterio federal, a los planes, programas sociales y prestaciones de la seguridad social en trabajo formal de calidad”.

“El programa se establecería por DNU para darle mayor seguridad jurídica al programa”confirmaron fuentes directas del palacio de Hacienda a este medio.

La idea surge de un proyecto que presentó Massa en la Cámara de Diputados en octubre de 2021 cuando era presidente y que nunca tuvo tratamiento parlamentario. El principal argumento que tiene la iniciativa es que los beneficiarios podrán seguir cobrando la asignación como otras prestaciones que otorgan los distintos programas por el período de 12 meses y el empleador completará el resto para llegar al salario de convenio.

“Al año el trabajador debe decidir si mantiene el plan u opta por el trabajo formal con obra social, ART, y todos los beneficios de estar en el mercado laboral”, aclara el borrador que desde el ministerio confirmaron será base del futuro DNU.

Cómo prestación de este beneficio, el trabajador o la trabajadora que participe del programa debe capacitarse y completar cursos de formación.

Los beneficios para el empleador, son en definitiva que por un año será el Estado el que se hará cargo de parte del salario, la parte del plan social que se mantiene. Esos 200.000 puestos nuevos que se buscan crear surgirían, fundamentalmente, de empresas de hasta 100 empleados que “son el 98% del total de los empleadores según las últimas estadísticas a mayo publicadas por el boletín de seguridad social”.

Las mismas fuentes del Ejecutivo, aseguran que la publicación del decreto irá acompañada de un intento por parte del ministerio de Hacienda de cerrar acuerdos con pymes y empresas proveedoras de servicios y contratistas del Estado a fin de comenzar a incorporar personal.

Las nuevas medidas llegarían esta misma semana y la activación de este mecanismo apura los tiempos pero no elude al Congreso ya que los DNU son ratificados o no a través de una comisión Bicameral especial dedicada a esos efectos.