“Por acá no se ve circulación de policías ni gendarmes”

No alcanzan las reuniones del Gobernador con víctimas, la inseguridad no decrece y el ministro de seguridad es cartón pintado.

“Este barrio ya era complicado, pero la falopa y la pelea por territorio pudrieron todo. No podes salir a la vereda, no podes estar en grupo, no podes ponerte la capucha porque si alguno te desconoce te pone un tiro en la cabeza y te manda para el otro barrio”, indicó el joven residente. “Todos hablan de Empalme Graneros, Ludueña o Larrea; pero esta zona también está picante. También andan las motos con dos arriba matando gente. Pasan y te la ponen. Está muy jodida la mano”, indicó.

Vecinos de Donado al 1000 bis, a pocos metros de la plaza San Cayetano de Thiene, uno de los puntos de reunión de los pibes de la barriada, y a unos 200 metros de Franklin al 7900. En la jerga callejera una zona superpicante.

“El grave problema es que por acá no se ve circulación de policías ni gendarmes. Podes ver uno al día con suerte pero todas la noches escuchas balazos. No podes identificar donde son, salvo que le peguen a alguien conocido y te enteras cuando vas a hacer las compras a la granjita. En los barrios estamos sólo y en manos de Dios”, explicó otra vecina de la zona.

Las soluciones en seguridad es prioritario de parte de los funcionarios ante que la disociación en la sociedad rosarina abarque distintas barriadas.

¿Está preparado Jorge Lagna para ejercer la jefatura de la seguridad?