Batalla campal en Asamblea de Independiente provocó la suspensión del partido ante Atlético Tucumán

La Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte, tras la intervención de la Justicia, decidió unilateralmente suspender el encuentro entre el ‘Rojo’ y el ‘Decano’, programado para este sábado, a raíz de los incidentes que se produjeron en las adyacencias a la sede que el ‘Rojo’ tiene en Avellaneda. El club tucumano no fue notificado y quiere jugar.

Las corridas y el desbande generalizado de hinchas hacia las barandas de contención ubicadas en la sede de Avenida Mitre 470 se originaron cuando se tomó conocimiento respecto de que el oficialismo ni siquiera tocó el tema de las elecciones presidenciales.

De este modo, las fuerzas de seguridad bonaerenses le hicieron frente a los hinchas arrojando balas de goma y bombas de gas lacrimógeno para intentar disuadir a los revoltosos.

El enfrentamiento dejó un número indeterminado de heridos entre manifestantes, policías y periodistas, mientras el presidente Hugo Moyano abandonaba el recinto por una puerta lateral, a las apuradas y con custodia.

La Junta contó con las presencias de Moyano, Héctor Maldonado (secretario), Atilio Bauza (tesorero) y Daniel González (revisor de cuentas), pero no con las de Fabián Doman (Agrupación Independiente Tradicional) y Claudio Rudecindo (Gente de Independiente), los principales referentes de la oposición en el club.

A raíz de los incidentes producidos, la APREVIDE decidió la suspensión del partido entre el Rojo y Atlético Tucumán que debía disputarse este sábado en Avellaneda.