YPF desplazó de su cargo al CEO tras el escándalo de espionaje

Se debe a un supuesto espionaje al presidente de la empresa, Pablo González, que investiga la jueza María Servini. Lo reemplazará Pablo Iuliano, vicepresidente de Upstream No Convencional de YPF.

Sergio Affronti dejará de ser el CEO de YPF y será reemplazado por Pablo Iuliano. Aunque la petrolera de bandera aún no ha oficializado el cambio, el dato se da por descontado y confirmado en el mercado.

Affronti llegó al puesto en abril de 2020, en reemplazo de Daniel González. Tiene trayectoria nacional e internacional en la industria petrolera, ya que comenzó su carrera profesional en YPF en 2012 en la provincia de Mendoza, como operativo de producción. 

En las últimas semanas quedó en la mira tras el escándalo de espionaje contra el presidente de la petrolera. Vale recordar que el presidente de YPF, Pablo González, denunció en la Justicia federal que fue víctima de espionaje ilegal dentro de la compañía petrolera que él encabeza. La causa recayó en el juzgado federal de María Servini.

A esta situación se sumaron las demoras en la compra de gasoil, lo que generó una crisis por falta de abastecimiento en algunas provincias y reclamos de los productores y transportistas.

El reemplazante será el ingeniero Pablo Iuliano. Desde mayo de 2020 se venía desempeñando como vicepresidente de Upstream No Convencional de YPF, a cargo de todos los proyectos en Vaca Muerta.  

El espionaje en YPF

La denuncia que tramita Servini -y que González ratificó en junio pasado- reveló que un empleado de seguridad de YPF, responsable de las tareas de contrainteligencia interna establecidas por protocolo en todas las empresas que cotizan en Wall Street, ingresó a la oficina del presidente fuera del horario laboral y fotografió documentos y revisó las pertenencias personales de González.

Las maniobras de espionaje en YPF ocurrieron a fines de noviembre del 2021, pero la denuncia penal recién la presentó González en mayo del 2022 por que otros ejecutivos de la denominada “planta permanente” de la empresa se negaban y recomendaban encarar la situación en secreto.

Más tarde, se conoció que el responsable del espionaje era Alejandro Garofani, de 49 años, un hombre que trabajó más de 12 años para la petrolera y ya está formalmente imputado en la causa.

Según su currículum publicado en LinkedIn, Alejandro Garofani estudió dos años de ingeniería informática en la Universidad Nacional de La Matanza y tiene una diplomatura en seguridad informática y de sistemas de la UTN.