El campo anunció un cese de comercialización de productos agropecuarios

El principal reclamo de la Mesa de Enlace es que se garantice el abastecimiento de gasoil, pero también hay un fuerte malestar por la política del Gobierno con alta presión impositiva y restricciones a las exportaciones

Con las rutas cortadas por los camiones ante la falta de gasoil, la suba de precios internos, y la inseguridad en los campos, la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias se reunió este miércoles para analizar la coyuntura y se decidió un cese de comercialización de productos agropecuarios para el próximo 13 de julio.

La distintas entidades mostraron su preocupación “ante los enormes problemas que atraviesan al sector y al país”, y coincidieron en que la “cadena agroindustrial es parte de la solución y de la salida a esta crisis”.

A través de un comunicado, el sector destacó la política “debe recuperar la estabilidad macroeconómica y detener la confrontación, que redunda en mayor desigualdad”. Y añadió: “Es imprescindible la integración con paz social, para lograr un desarrollo federal, sostenible e inclusivo”.

“Estas son condiciones imprescindibles para trabajar, producir, industrializar, transportar, comercializar para lograr el abastecimiento interno e incrementar las exportaciones. Resulta urgente el acceso al gasoil y a los fertilizantes para evitar una parálisis total del aparato productivo. También es necesario que haya menos intervenciones dañinas, que se baje el gasto público y que se ponga fin a la crisis energética, para hacerlo posible”, señaló el documento.

Por su parte, Nicolás Pino, presidente de la SRA, explicó que la medida busca “concientizar sobre los problemas que tenemos todos los sectores del campo, no solo los productores, sino también transportistas, acopiadores, frigoríficos” entre otros.

“Tenemos mucho para demandar, pero también tenemos mucho más para ofrecer”
Entre las demandas “el doble precio que tenemos. Compramos insumos a un dólar de $ 230. $ 240 y vendemos (granos) a precio oficial menos retenciones que nos dejan $ 85 0 $ 110 (el kilo) de carne
”, sostuvo en declaraciones a la prensa, y concluyó: “Nosotros estamos abiertos a seguir dialogando, pero necesitamos medidas claras”.