Se presentó al Concejo la nueva prórroga por 2 años a la concesión para la Higiene y Recolección de Residuos

Hoy edilas y ediles de las comisiones de Servicios Públicos, Ecología, Gobierno y Presupuesto, se reunieron con el secretario de Ambiente y Espacio Público de la Municipalidad, Nicolás Mijich, y funcionarios del área. El objetivo del encuentro fue exponer y analizar el pliego licitatorio para la contratación de servicios de Higiene Urbana y Gestión de residuos, y la prórroga del vigente, ambos mensajes enviados por el Departamento Ejecutivo para su tratamiento legislativo.

Estuvieron presentes Alejandro Rosselló, Carlos Cardozo y Ana Laura Martínez, de Unión Pro-Juntos por el Cambio; Verónica Irizar y Mónica Ferrero, del bloque Socialista; Juan Monteverde, María Luz Ferradas, Jesica Pellegrini y Pedro Salinas, de Ciudad Futura; Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular; Silvana Teisa y Julia Irigoitia, de Todos Hacemos Rosario; Fabrizio Fiatti,Ciro Seisas y Nadia Amalevi, de Arriba Rosario; Susana Rueda, de Rosario Progresista.

La reunión se llevó a cabo en el Salón de los Acuerdos y también participaron el subsecretario de Espacio Público y Respuesta Cercana, Luciano Marelli, y la subsecretaria de Cambio Climático y Transición Ecológica Justa, María del Pilar Bueno Rubial, además de funcionarios del equipo.

Hacia el inicio, Irizar, presidenta de la comisión de Servicios Públicos, realizó las presentaciones y otorgó la palabra a Mijich, para que expusiera sobre “el pliego de Higiene Urbana y la prórroga asociada a la discusión sobre los actuales servicios y su continuidad”.

Según explicó el secretario, la actual concesión es de 8 años más un año de prórroga, en tanto el que está en tratamiento será de 7 años, más uno de prórroga.

En una reseña histórica brindó datos sobre la inclusión de contenedores, gestión iniciada desde el municipio en 2001 con los primeros dispositivos de plástico y que en 2003 llegaron a 3.000; en tanto en 2011 fueron 7.000, año en el que se licitó el actual sistema con las empresas Impar y Lime. En 2007 se incluyeron Barrios Verdes (con servicio puerta a puerta), un 70 por ciento de las cuadras contenerizadas y un total de 9.000 contenedores metálicos en la actualidad.

“La prórroga que se propone es de 24 meses porque es el tiempo que se necesita en el proceso licitatorio iniciado en enero”, apuntó el funcionario, en el momento de exponer el proyecto actual que deberá debatir el cuerpo.

Según informó, el nuevo pliego incluye 5 millones de pesos de inversiones. Y al referirse a las variables económicas afirmó que en agosto de 2011 el dólar oficial valía 4,17 pesos, siendo que hasta la fecha aumentó 30 veces, mientras que el dólar blue se incrementó 53 veces, y el euro 22 veces.

En el actual sistema se mantendrán las zonas de recolección domiciliaria e higiene con Limpar, Lime, mientras que Sumar –surgida en 2009 y expandida desde el microcentro hacia otros sectores como Fonavis– se encargará solo de recolección, con la representación de un esquema de casi tres tercios.

Dentro de las premisas se incluye obligatoriedad en la separación de residuos en los sectores que cuenten con servicios disponibles; generación de un plan para eliminar los plásticos de un solo uso; profundización de la recolección diferenciada por corrientes (reciclables, orgánicos y restos) y ampliación de los servicios; separación obligatoria en tres fracciones (orgánicos, reciclables y restos) para todos los grandes generadores; planificación de estrategias para propiciar la sustentabilidad económica del tratamiento y reciclaje de residuos, con inclusión social.


Mijich también hizo una evaluación de las gestiones sucesivas y planteó que en el actual servicio se incluye perspectiva de género en la contratación, modernización de equipamiento, incorporación de energías alternativas, monitoreo por sistema GPS. Con respecto al control de los incumplimientos, señaló: “Hoy validamos el 100% de los reclamos de los vecinos, y se descuentan (a las empresas) los servicios que no son prestados”.

Dentro del equipamiento que se incorporará en el nuevo pliego, detalló “camiones almejas y minipalas” y otros recursos que permitirán mantener la higiene de los “puntos de arrojo crónicos”, en los que se generan minibasurales.

Según el esquema de servicios la zona norte incluirá 5.600 cuadras, la zona de Sumar 2.550 cuadras, y zona sur 6.100.

Con respecto al programa se separación se residuos de los 295.000 habitantes que se incluyen en la fracción se reciclables se pasará a 600.000 de la población servida, según las metas.

Al llegar las preguntas y consultas de concejalas y concejales, Rosselló agradeció la exposición del funcionario y planteó que el actual tratamiento de los pliegos es “una oportunidad que se da en la realidad que tenemos”. Consultó sobre el impacto que generará las indemnizaciones de los trabajadores cuando se concreten las nuevas concesiones, y los plásticos de un solo uso porque “no está funcionando la recepción en contenedores”. Sobre el relleno sanitario de Ricardone consideró que “está al límite”.

Además, consultó si los nuevos contenedores que se adquirirán podrán ser de fabricación nacional ya que los actuales son italianos, estrategia que encarecerá el servicio por los costos de importación.

Mijich respondió que actualmente hay 800 centros de recepción donde se incluyen plásticos y que, como máximo, los contenedores naranjas más cercanos se encuentran a 150 metros de los domicilios. Sí consideró que “se sumarán estrategias para que cada vez más ciudadanos separen” en origen.

Con respecto a la importación de contenedores, explicó que es difícil encontrar empresas nacionales que cumplan con las normativas necesarias para su funcionamiento y durabilidad. Sobre el tema de la situación de los trabajadores de las actuales empresas, expresó que en ciudad de Buenos Aires y otras ocurre lo mismo, y son situaciones que se evaluarán. Y en referencia a la disposición de residuos en Ricardone, aseguró que cuenta con más hectáreas.

Cardozo insistió sobre la integración de Rosario en la gestión de residuos a nivel regional y metropolitano, a lo que Mijich le respondió que el Ecom tiene un rol fundamental a nivel local.

Ferradas preguntó sobre cuáles serán las estrategias para incorporar a recuperadoras y recuperadores urbanos en la recolección. El secretario contestó que la integración se está dando en el tratamiento y recuperación de materiales, y que hay 300 personas incorporadas a esas tareas a través de cooperativas. “En el nuevo pliego no están contemplados para la recolección”, afirmó.

Monteverde también insistió con la propuesta de su bloque de sumar a recolectores informales al sistema, aunque ponderó de manera positiva la gestión de residuos de Rosario porque “se trata de una gestión pública”, de trabajo y de conocimiento acumulado a lo largo de los últimos años. “Rosario está muy bien en términos de higiene urbana pero en términos climáticos y sociales tenemos una crisis muy fuerte. Por eso es importante acelerar el proceso y para eso hay que tener decisión política”, apuntó.

También expresó que “hace falta más masividad y una gestión integral en lo social» y luego dijo: «Lo vimos en ciudad de Buenos Aires, donde el Estado pone la infraestructura y los cartoneros el trabajo”, dijo. Sobre los mensajes del Ejecutivo que se debaten, elogió que no solo se traten de una prórroga, sino de proyectar un nuevo pliego. Al respecto, Irizar reforzó que “más allá de la incertidumbre económica, Rosario está apostando a un proceso licitatorio cuando muchas ciudades están solo prorrogando”.

Rueda se refirió también a la recolección informal y a la necesidad de incorporar a los trabajadores a partir de la actual situación económica de exclusión. Además, consideró que se deben multiplicar, las estrategias de compostaje en sectores más vulnerables.

Mijich, enumeró varias acciones en ese sentido como los contenedores violetas, campañas de canje y centros de recuperación, entre otros. “Lo importante es trabajar para conseguir mejores precios para los materiales”, dijo sobre los recursos que pueden obtenerse para ayudar a muchas familias a través de las tareas de recuperación de residuos. Sobre ese tema, Irigoitia consultó sobre los alcances de las unidades de comercialización.

Teisa interpeló sobre las estrategias del servicio de recolección puerta a puerta y solicitó que se implementen más en barrios populares. En ese caso, los funcionarios del área contestaron que esos servicios a veces están condicionados por la infraestructura y las posibilidades de ingreso a los barrios o asentamientos. Por otra parte, la concejala de Todos Hacemos Rosario consideró que los cambios culturales llevan tiempo y que “no se puede exigir obligatoriedad si no se garantizan los servicios”.

Martínez resaltó las experiencias de Rafaela y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) en gestión y recolección de residuos. Al referirse a esta última consideró que “ojalá Rosario también” pueda alcanzar sus parámetros en lo que respecta a gestión. Y reclamó, poder acceder a la planta de tratamiento y demás experiencias que se llevan adelante en nuestra ciudad.

“Cuando quieran, los esperamos con las puertas abiertas para mostrarles nuestro trabajo –respondió Mijich–. No tenemos nada que ocultar y estamos orgullosos de lo que hacemos”.

Por su parte, en un momento Irizar respondió que “Rosario fue pionera en gestión de residuos y la propia CABA copió el actual modelo gestionado desde nuestra ciudad. Además, ellos tienen otros recursos”.

Gigliani reclamó que la igualdad de género en las contrataciones esté garantizada a través de un decreto reglamentario que aún no fue hecho público.

Hacia el final Fiatti expresó la necesidad de tratamiento del pliego y se mostró confiado en que “habrá la mejor predisposición” para un debate próximo que permita la aprobación de la prórroga