Daniel Scioli: “En algunas importaciones puede haber acumulación de stocks y un uso de la brecha cambiaria”

El nuevo ministro de Desarrollo Productivo dice que están monitoreando si deben imponer más restricciones.

En el ocaso del viernes feriado, el flamante ministro Daniel Scioli recibe a periodistas en su despacho del segundo piso del Ministerio de Desarrollo Productivo, que hasta hace pocos días ocupaba Matías Kulfas, quien salió eyectado tras sus dichos sobre el posible direccionamiento de la licitación del gasoducto Néstor Kirchner. En el ingreso del edificio aún hay banderas de las agrupaciones sindicales que le dan la bienvenida al “compañero” Scioli, que llegó desde la embajada argentina en Brasil. “El Presidente me pidió por favor que me hiciera cargo”, dirá durante la entrevista el hombre que suena como un “candidateable” en las presidenciales de 2023, pero que evitará con vehemencia cualquier referencia al tema.

Fiel a su conocido perfil hiperactivo, Scioli sumó en pocas horas de gestión reuniones con distintos referentes del oficialismo, como el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; el ministro del área en esa jurisdicción, Augusto Costa, y con pares nacionales y otros hombres del Gobierno, al tiempo que planea un encuentro con ministros de producción de todo el país. Exgobernador, exvicepresidente y exlegislador, Scioli debutó esta semana por primera vez como ministro en la previa de lo que se anticipa como una semana caliente en materia de decisiones económicas.

–¿Cómo encontró el ministerio?

–Funcionando muy bien, con muchas políticas públicas, iniciativas en el área pyme, con la Secretaría de Industria, programa de parques industriales, todo lo que es el desarrollo del INTI, el área de minería, con la que ya venía trabajando a raíz de una agenda en común por Brasil. En mi gestión como embajador, este es el ministerio en el que más me apoyé y trabajé, porque tenía una agenda para que lleguen inversiones, para la sustitución de importaciones, organizando misiones comerciales juntamente con Cancillería. Mi identidad es productivista y desarrollista.

–O sea que si había un ministerio que le tenían que dar, era este.

–En realidad se generaron las circunstancias por todos conocidas y el Presidente me pidió por favor que me hiciera cargo. Y le dije: “Sí, Alberto, siempre te dije que si fuera cortar el pasto en Olivos, hacerse cargo de un ministerio, que me quede en Brasil o para lo que sea, estoy”. Porque este es un momento del país en el que hay que poner el hombro y en el que trato de volcar toda mi experiencia. Este año se cumplen 25 años de mi llegada a la política.

–¿Va a mantener las segundas líneas del ministerio?

–La gente está tranquila y trabajando con normalidad. Siempre apoyé a la gente de carrera, de planta permanente. Acá hay un programa 2030, es un ministerio que tiene una gran responsabilidad en el contexto del país. Me junté con (su par de Educación) Jaime Perczyk, para ver cómo orientamos la educación, las escuelas técnicas para formar recursos humanos, para ir sustituyendo los planes sociales y atacar las causas más profundas de los piquetes y reclamos de salarios y trabajo. Mi concepción es que este ministerio tiene que trabajar con todas las áreas de gobierno.

–¿Con Kulfas habló?


–Sí, claro. Estuve reunido el martes varias horas con él. Matías me dio toda la colaboración, yo venía trabajando muy bien con él y le estoy muy agradecido. Me ha facilitado todo.

–Hace unas horas dijo que “no había cepo” y se armó una polémica.

–Bueno, hay un récord de importaciones, lo pondría en esos términos. Y si vamos a los números, es prácticamente el doble de lo que se importaba en el gobierno anterior. Entonces en este contexto internacional, con la demanda que hay y con la prioridad que tiene que ver con importar energía hasta que la solución de fondo que es el gasoducto se desarrolle en plenitud, bueno es importante articular.

–¿Cómo debe ser esa articulación?

–Este ministerio no es una isla, por eso me reuní con (Miguel) Pesce, presidente del Banco Central (BCRA), para coordinar distintas opciones de optimización de las divisas. Sabemos que entramos en los dos meses de invierno duro y la gente tiene que tener energía, y la industria, insumos.

–¿Cómo ve la situación de las reservas del BCRA y la escasez de dólares?

–Creo que hay mucho de lo que podemos hacer para ir mejorando los niveles de reserva y también ir bajando la inflación, porque si vos aumentás la oferta de bienes y servicios, ayuda también eso. Está al tope de las preocupaciones de la gente.

–También está la caída de los bonos en pesos.

–Eso es el Ministerio de Economía y el BCRA, son herramientas.

–Pero impacta en su gestión.

–Todo tiene que ver con todo. Este ministerio tiene características de distintos programas de financiamiento para pymes a tasas subsidiadas, todo lo que tiene que ver con empleo joven, líneas de financiamiento para eso, programa de desarrollo de parques industriales. toda un área de economía del conocimiento que tiene como objetivo mejorar la productividad y competitividad. Hay un gran estímulo a los emprendedores.

–¿Cuál va a ser la política a implementar en importaciones?

–Se está trabajando la cuestión de fondo, que tiene que ver con alcanzar el desarrollo pleno del transporte de gas de Vaca Muerta y que podamos exportar. De hecho los acuerdos a los que llegamos con Brasil tienen que ver con eso. Cuando exportás más gas a Brasil, Chile, por ejemplo, y tenés que importar menos porque se produce más y se transporta más por el gasoducto, eso va a descomprimir la necesidad de reservas que hoy están volcadas a la importación de alrededor de más de 2 mil millones de dólares por mes. Luego está todo el aparato productivo, insumos, que es lo que tenemos que priorizar y vamos a trabajar empresa por empresa, proveedor por proveedor, en forma articulada con el Ministerio de Economía, porque los problemas son de todos y entre todos los tenemos que solucionar.

–Hay quejas de que se dejaba mucho margen a las importaciones.

–El crecimiento y recuperación económica demanda en muchos casos importaciones de insumos, son cosas que hay que verlas en profundidad. Hay momentos y momentos, y de hecho este es uno en el que hay que cuidar con mucho recelo las reservas y administrarlas con toda responsabilidad.

–¿Cree que sería conveniente en este momento que haya medidas más restrictivas con las importaciones?

–La reunión que he tenido con el ministro de Economía, el presidente del BCRA y nuestros equipos está orientada a ir haciendo un monitoreo permanente de esta situación y fundamentalmente una mirada profunda, porque en algunos casos puede haber acumulación de stocks, en otros puede haber un uso de la brecha cambiaria, está en estudio todo.

–La Secretaría de Comercio Interior ya no está en la órbita de su ministerio, pero ¿cómo viene lo que se está haciendo en el tema?

–Bueno, la inflación está al tope de las preocupaciones de la gente, del Gobierno y del ministro de Economia, pero este mes volvió a bajar unos puntos

–Pero sigue siendo muy alta.

–Pero también el hecho de incrementar las reservas va a impactar positivamente en la baja de la inflación y cómo se aumentan las reservas, exportando más, haciendo inversiones productivas. En este ministerio está Minería, que es un área también clave en la que hay miles de millones de dólares produciendo inversión.

–¿Habló o se reunió con Cristina Kirchner en este tiempo?

–Sí. La otra vez que fue público, en el Senado, antes de mi designación

–¿Volvieron a hablar después?

–No, pero ella me conoce muy bien. Sabe que soy un empecinado desarrollista y promotor de la industria nacional y los parques industriales. Nos conocemos desde hace 25 años, imaginate. Sabe que siempre estoy para ayudar y colaborar.

–¿Con Sergio Massa habló? ¿Cómo está esa relación hoy?

–Sí, claro. Hay responsabilidad. Sabemos que en este contexto y con las dificultades que tenemos, hay que ayudar al Presidente y no agregar más problemas. Cada uno desde su función vamos a respetarnos y unir esfuerzos. Vamos a trabajar en una agenda legislativa que es importante para el ministerio.

–¿Las diferencias más políticas las hablaron?

–Creo que todos somos parte hoy del Frente de Todos, un gobierno con distintas responsabilidades.

–¿Cómo ve la posibilidad de volver a ser candidato?

–Es un tema que me incomoda totalmente. Entiendo que fui candidato a presidente, perdí la elección por un punto, pero sinceramente todo mi esfuerzo y dedicación están puestos acá (señala el despacho). Además, me pregunto: ¿quién puede saber cómo se llega a la elección el año que viene? Con lo dinámico que es todo y lo que ha ocurrido en este último tiempo: hubo una pandemia, hay una guerra, son situaciones imponderables.

–¿Pero si le dicen que lo necesitan de precandidato?

–No, sería una falta de respeto a la responsabilidad que me dio el Presidente, como un hombre de confianza y amigo de él para ayudar desde este lugar. Entraría en contradicción y se confundirían las cosas. Acepté ser ministro, sin ningún tipo de especulación, sabiendo que ingreso al Gobierno en un momento de dificultades, que son públicas, que falta gasoil, que hay restricciones, que la tasa de interés, inflación. Si estuviera especulando en términos individuales, posiblemente lo mejor era quedarme en Brasil.

–¿Lo ve al Presidente como factible de ser reelegido?

–Falta un año y medio de gobierno, son muchas cuestiones. Es la gente la que va a ir haciendo una evaluación si el Gobierno va cumpliendo la expectativa y se conocerá qué nivel de respaldo y apoyo hay y cuál es su voluntad.

–¿No evalúa atípico que un presidente deba ir a unas PASO?

–No sé, porque no está en la cabeza de nadie pensar en términos de la elección. Hoy la mayor preocupación es la inflación, las reservas, la guerra, la energía. Cada vez que hablo con el Presidente hablamos de estos temas. No lo veo con otra cuestión.

–¿Cristina Kirchner puede volver a elegir un candidato para el espacio?

–No he hablado de estas cosas políticas con ella. La veo siguiendo muy de cerca toda la realidad económica, social. Es una persona que con toda su experiencia siempre es importante escuchar su opinión y visión de las cosas.