Los 5 principales beneficios de la cúrcuma para la salud

La cúrcuma es una de las hierbas más consumidas alrededor del mundo, probablemente debido a sus beneficios percibidos para la salud. La cúrcuma, también conocida como curcuma longa y azafrán de la India, ha sido usada por miles de años en la medicina ayurvédica y en la medicina tradicional china debido a sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y para la salud digestiva. Ahora, también se está volviendo popular entre los sanadores no tradicionales, incluyendo a los doctores que practican la medicina occidental.  

La curcumina, el ingrediente activo que se encuentra en la cúrcuma, fue aislada por primera vez en 1815 por los científicos alemanes Vogel y Pelletier. Si bien muchas personas han usado la cúrcuma como una especia para mejorar el sabor de sus alimentos a lo largo de los últimos 4000 años, hoy en día, su uso continúa siendo investigado como un tratamiento alternativo para muchas enfermedades, lesiones y patologías crónicas como el reumatismo y los problemas neurológicos, como la preservación de la memoria.

Durante los últimos años, he recomendado cúrcuma a los pacientes como estrategia de primera línea para la inflamación de las articulaciones o artritis. Los resultados han sido excelentes. Muchos pacientes me han informado que han podido reducir su necesidad de fármacos antiinflamatorios recetados y, en algunos casos, su necesidad de opiáceos. 

El uso de la cúrcuma o jiang huang en la medicina tradicional china se debe a su efecto percibido de poder mover el “qi” o energía vital de una persona. Asimismo, las personas consideran que la cúrcuma mejoró el flujo sanguíneo, alivió el dolor abdominal y ayudó a corregir la alteración de los ciclos menstruales, también conocida como amenorrea. Si bien su mecanismo de acción en estos casos aún no ha sido confirmado, la tradición de usar cúrcuma para estos fines continúa viva. 

¿Cómo funciona la cúrcuma?  

Si bien ya sabemos que el ingrediente activo en la especia cúrcuma es la curcumina, al parecer la cúrcuma tiene numerosos mecanismos de acción, lo que explica por qué ha sido usada para una serie de problemas médicos por tanto tiempo. Los estudios científicos han mostrado que, a nivel molecular, la curcumina tiene actividad antiinflamatoria y actúa suprimiendo las numerosas vías celulares, entre ellas, el STAT3, Nrf2, RO, NF-κB (factor de transcripción nuclear Kappa B) y COX-2. Los dos últimos son blancos comunes de los fármacos no esteroideos (ibuprofeno, diclofenaco, naproxeno, etc.) y esteroideos (prednisona, metilprednisolona). Muchos fármacos antitumorales también se enfocan en el NF-κB.

Los 5 principales problemas de salud que podrían beneficiarse con la cúrcuma

Artritis

La artritis (inflamación de las articulaciones) es una patología que ha afectado a los humanos desde tiempos inmemoriales. A nivel mundial, más de 500 millones de personas se ven afectadas; los tipos más comunes de artritis son la osteoartritis (alrededor del 95 %) y la artritis reumatoide (alrededor del 5 %). Antes de que existieran los fármacos modernos, aquellas personas que la padecían no se resignaban simplemente a sufrir un dolor interminable, sino que utilizaban hierbas y alimentos orgánicos para ayudar a reducir al mínimo los dolores y molestias. Hoy en día, a medida que la gente se preocupa más acerca de los efectos secundarios de los fármacos recetados, muchos están buscando alternativas más seguras. 

Un estudio de julio del 2021 evaluó la cúrcuma en comparación con un placebo para las molestias ocasionadas por la artritis. Los investigadores concluyeron que la cúrcuma tuvo un mejor desempeño en el control del dolor, a la vez que mejoraba la función de manera más efectiva que el placebo en aquellas personas con artritis de rodilla. Otro estudio del mismo año también evaluó especialmente la artritis de rodilla y mostró que la cúrcuma redujo la inflamación al suprimir las sustancias químicas inflamatorias.

Los estudios también muestran que la cúrcuma es útil para reducir el dolor de la artritis reumatoide y la osteoartritis.  Los científicos han descubierto que la cúrcuma puede reducir la inflamación de forma similar a varios fármacos recetados de alta demanda. Esta hierba puede modificar la transducción de señales del NF-κB y reducir su potencial proinflamatorio, que puede hacer que una persona sufra de dolor artrítico. Estas sustancias químicas son llamadas COX-2 y 5-LOX. 

Ahora que ya sabe que los suplementos de curcumina son útiles para el dolor artrítico, conozca más acerca de otros tratamientos naturales para la artritis

Oxidación

El daño oxidativo es el proceso principal por el cual nuestros cuerpos envejecen y en definitiva resultan dañados. Algunos ejemplos de oxidación son el oscurecimiento de una manzana o banana expuesta al aire dejada sobre la encimera de la cocina. La corrosión de un parachoques de acero, cuando está expuesto a los elementos, también es un ejemplo de oxidación. El daño oxidativo puede ser causado por el sol, el aire, el azúcar, los alimentos procesados y las sustancias químicas tóxicas. Las frutas y vegetales, que tienen gran concentración de fitoquímicos (sustancias químicas vegetales), brindan a nuestros cuerpos antioxidantes protectores.

La cúrcuma también es un potente antioxidante, ya sea que se consuma como especia o se tome como suplemento de curcumina. Generalmente, se considera que el daño oxidativo juega un rol desencadenante en el cáncer y las cardiopatías. De acuerdo con un informe del año 2016 publicado en la revista Diseases, la cúrcuma puede ayudar a prevenir la oxidación.

Asma

El asma es una patología respiratoria común entre niños y adultos. Es definida como una enfermedad crónica y reversible que obstruye las vías respiratorias y que normalmente responde a la terapia con albuterol. Afortunadamente, si se determina la causa y la patología es correctamente diagnosticada, el asma puede ser tratado eficazmente. A pesar de nuestra capacidad de controlar los síntomas del asma, prevenir los ataques también es importante. Al parecer, la curcumina desempeña un papel importante. 

Un estudio del año 2010 demostró una mejora en el control del asma bronquial al consumir cúrcuma con Boswellia serrata y raíz de regaliz. Los resultados mostraron un mayor nivel de prevención de la hinchazón excesiva y la producción de moco asociada con el asma, reducción de la inflamación e incremento de las propiedades antioxidantes.

Un estudio del año 2014 publicado en la revista Journal of Clinical and Diagnostic Research también concluyó que la cúrcuma, cuando se toma de forma oral, podría ayudar a mejorar la función pulmonar en aquellas personas con asma. 

Asimismo, un estudio del año 2019 mostró que la cúrcuma no solo podía ayudar a reducir la inflamación en las vías respiratorias, sino que también reducía la secreción mucosa. El potencial beneficio de reducción de la inflamación pulmonar en el tratamiento de aquellos con asma también quedó demostrado en un estudio del año 2018.

Depresión

El trastorno depresivo afecta a millones de personas a nivel mundial. Las causas pueden ser complejas, teniendo su origen en una combinación de factores de estrés social y desequilibrio bioquímico. Los síntomas incluyen un deseo de dormir, menor interés en las actividades, sentimientos de culpa, problemas para concentrarse, movimientos lentos y, algunas veces, pensamientos de autodestrucción. Cuando está presente, es fundamental buscar la ayuda de un profesional de la salud.

Muchas personas buscan alternativas para ayudar con la depresión. Un estudio del año 2008 mostró que la cúrcuma podía ayudar a incrementar los niveles de serotonina y dopamina, brindando el mecanismo que podría hacer que sea útil en el tratamiento de la depresión. En este estudio, también se usó piperina, lo que brindó un efecto sinérgico. Un estudio del año 2014 mostró que la cúrcuma era efectiva y segura para tratar la depresión severa en aquellas personas sin ideas suicidas. 

Un metanálisis del año 2020 examinó 930 estudios e incluyó nueve en su análisis final.  Los investigadores observaron que, en general, la curcumina fue bien tolerada y, cuando era añadida al tratamiento estándar, podría mejorar los síntomas depresivos y de ansiedad en aquellos con depresión. Sin embargo, ellos advirtieron que debido al pequeño tamaño de la muestra, sus resultados deberían ser “interpretados con cautela”. 

Pérdida de memoria

Hay muchos tipos de demencia. La enfermedad de Alzheimer, un trastorno cerebral que generalmente afecta a los adultos mayores, es la más común. La pérdida de memoria, confusión y dificultad para comprender interacciones comunes son algunos de los síntomas más frecuentes de esta patología progresiva y devastadora.  

Cuando se trata de salud cerebral, el Dr. Dale Bredesen de la Universidad de California, Los Ángeles y autor del libro publicado en el año 2017 “The End of Alzheimer’s”, considera a la cúrcuma como una parte importante del tratamiento para mejorar los síntomas de demencia y Alzheimer. Muchos estudios científicos muestran pruebas de su utilidad. Un estudio mostró que la cúrcuma podría desempeñar un papel en la reducción de la placa amiloide acumulada en el cerebro, cuya acumulación se cree que es la causa de la enfermedad de Alzheimer. 

Otro estudio del año 2017 publicado en la revista Journal of Alzheimer’s Disease concluyó que la cúrcuma podría desempeñar un importante papel en la prevención de la pérdida de memoria. Hay mucho entusiasmo en torno al posible papel de la cúrcuma en la prevención del deterioro cognitivo leve y, en última instancia, de la enfermedad de Alzheimer. Esta debería ser considerada como un suplemento esencial para cualquier persona que quiera optimizar su memoria.

Un estudio del año 2018 separó a 40 personas sin demencia en dos grupos. A veinte personas se les administró cúrcuma mientras que a las otras 20 se les administró un placebo. A los individuos se les hizo un seguimiento por 18 meses y los investigadores llegaron a la conclusión de que la cúrcuma mejoró la memoria en aquellos sin deterioro cognitivo. Posteriormente, a los participantes se les realizó una tomografía cerebral (FDDNP-PET), que también mostró que la cúrcuma redujo el depósito de proteínas en el cerebro (amiloide y tau), que está asociado con la demencia.