Se prorrogó la emergencia hídrica en la Cuenca del río Paraná

Este jueves, el Gobierno nacional prorrogó por 180 días corridos la emergencia hídrica en la Cuenca del Paraná, por la bajante histórica que afecta a Santa Fe, Formosa, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Buenos Aires.

El estado de emergencia se había decretado en  julio del 2021 por la bajante histórica en los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú, especificándose que se trata de la bajante de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú más importante de los últimos 78 años.

Con los análisis realizados por la Mesa de Trabajo de Gestión de la Emergencia Hídrica de las Cuencas de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú, el Gobierno nacional concluyó que era “conveniente y necesario” prorrogar la medida,  porque las previsiones de condiciones climáticas adversas y los efectos de la sequía continúan.

El Decreto 261/2022, que llevó la firma del Presidente y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, le ordenó al Ministerio de Transporte autorizar a la empresa concesionaria de la Vía Navegable Troncal “a obtener y mantener la profundidad efectiva de la misma”, porque las actuales condiciones no son aptas.

Además, Manzur quedó habilitado a efectuar las reestructuraciones presupuestarias necesarias para garantizar el cumplimiento de la ampliación de la Emergencia Hídrica. En sintonía, las provincias afectadas fueron invitadas a adoptar medidas “tendientes a disponer un régimen tarifario especial provisorio para los servicios de energía eléctrica, agua potable y transporte urbano” para el sector productivo de las zonas afectadas.

A pesar de que los niveles de la cuenca mejoraron por el efecto de lluvias puntuales, la bajante todavía afecta “el abastecimiento del agua potable, la navegación y las operaciones de puerto, la generación de energía hidroeléctrica, el abastecimiento de combustibles y las actividades económicas vinculadas a la explotación”.