Rosario Central sufrió para ganarle por penales a un humilde equipo

El equipo de Arroyito derrotó 5-3 en la definición a Sol de Mayo después del 1-1 final en los 90 minutos reglamentarios en Santa Fe. En los 16avos. de final se medirá con Quilmes.

Rosario Central sufrió más de lo pensado para poder clasificarse a la siguiente ronda de la Copa Argentina, al vencer hoy a Sol de Mayo de Río Negro en los penales por 5-3, luego de igualar 1 a 1 en el tiempo reglamentario de los 32avos de final del certamen.

El conjunto “canalla” se había puesto en ventaja con un gol de penal de Lucas Gamba, a los 15 minutos, pero con un tremendo zapatazo Fabricio Elgorriaga igualó a los 26, pero todo se definió luego de los 90.

En los penales el héroe de la jornada fue el arquero Gaspar Servio, quien convirtió uno y le atajó a Iván Escobares.

Los remates de Central fueron convertidos por Gamba, Luciano Ferreyra, Walter Montoya, Servio y Facundo Buonanotte, en tanto que el conjunto rionegrino señaló a través de Franco Flores, Maximiliano Paredes y Matías García.

Ahora Central se medirá en la siguiente ronda contra Quilmes, que dejó en el camino a San Martín de Tucumán.

Central salió decidido para llevarse el partido, pero el planteo del conjunto rionegrino fue bastante ordenado y supo aguantar los empellones de su rival, que a veces lució confuso.

Un pelotazo a la velocidad de Gamba terminó con un ingenua falta del arquero Nicolás Maza contra el propio delantero, quien transformó en gol el penal sancionado por Andrés Merlo.

El partido se dirimió mucho en el mediocampo, pero se repartieron el balón sin demasiada precisión, hasta que apareció la zurda de Elgorriaga y desde la izquierda cruzó un hermoso pelotazo que se coló en el ángulo de Servio.

El segundo período encontró a los dos equipos tratando de ser algo más que su rival, pero se enmarañaron tanto que siempre quedaron a mitad de camino de lo que podían y lo que querían.


Por diferencia de categoría era el equipo auriazul el que tenía la necesidad de encontrar el triunfo, pero abusó de los pelotazos y los centros al área, donde Sol de Mayo exhibió un orden escalonado que le dio sus frutos.

En los penales Central no falló y el arma secreta estuvo en Servio, que marcó el suyo de manera magistral y contuvo el disparo de Escobares en gran forma para darle el pase a su equipo.