El PRO prueba con Twitch y Tik Tok para llegar a los jóvenes que siguen a Milei

La nueva estrategia del PRO para llegar a los jóvenes

El partido quiere posicionar dirigentes sub 30 en todo el país y Rosendo Grobocopatel es la nueva cara de la comunicación.

Rosendo Grobocopatel empezó a interesarse en política en el 2008, cuando tenía 16 años y se produjo el conflicto del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner con el campo. En la gran ciudad, muchos jóvenes se hicieron kirchneristas. En las localidades vinculadas al campo, hicieron el camino contrario. 

Podría decirse que fue porque su padre -Gustavo Grobocopatel, el “rey de la soja”- es un gran productor agrícola, aunque se trató de un fenómeno que se verificó en la “ruralidad”, ese espacio amplio entrecruzado por pequeñas y medianas empresas de los más diversos rubros, territorio de emprendedores con sus hijos que estudian carreras que, en muchos casos, poco tiene que ver con las actividades de sus padres. 

Rosendo estudió ciencias políticas. Hoy tiene 28 años y coordina el equipo de comunicación del PRO y tiene oficina en la sede del partido, en la calle Balcarce.  

Desde allí se obsesionó con un dato que está reflejado en las encuestas. El PRO se convirtió en un partido que representa los valores de los que ya padecieron varias crisis en la Argentina, a partir de los 50 años. “De 30 a 40 domina el kirchnerismo”, asegura. “Nosotros le apuntamos a los jóvenes de 16 a 30 años, donde el nuestro, el partido nacional más joven del país, tiene menos representación social”. 

Así fue que empezó a probar herramientas para generar conversaciones distintas a las que interesan en el mundo político, o llevando la política a otros idiomas, el que hablan los jóvenes, que hoy por hoy son el público predilecto de los libertarios, en especial, Javier Milei

Grobocopatel mismo los hace, y así entrevistó a personalidades bien diversas, desde el expresidente Mauricio Macri; la diputada y exgobernadora María Eugenia Vidal hasta la legisladora Ofelia Fernández, pasando por el emprendedor  Mateo Salvatto, el filósofo Alejandro  Rozitchner, el periodista Iván Schardgrosky, la historiadora Camila Perochena y el “cripto rey” Santi Siri, entre otros personajes.

Arrancaron el 26 de enero y una vez por semana con su equipo “prenden” el canal donde “están los pibes de mi generación, un espacio distendido y no tan producido, que genera conexión 1 a 1, aunque sea virtual”, se entusiasma. Y allí van creciendo, por ahora solo con 1600 usuarios que los siguen.

Grobocopatel reconoce que el PRO carece de un estratega, como durante años lo fue Marcos Peña, a pesar de que Larreta y Bullrich -que compiten por la candidatura presidencial- tienen los propios,  aunque sin la relevancia que tuvo el jefe de gabinete de Mauricio Macri en el equipo.

En el segundo piso del PRO se realizan en forma periódica las reuniones de la mesa ejecutiva de la juventud del partido, que hace pocos días tiene nuevo presidente, Pedro Roulet, también hijo de un ruralista (en este caso, cordobés), donde “conviven las distintas líneas internas del partido, desde representantes de Horacio hasta de Patricia, también vinculados a Diego Santilli, otros más ligados a Mauricio y otros directamente independientes, como el presidente de la juventud PRO de Formosa”.

“Apuntamos a poner 20 o 30 jóvenes en las listas de Juntos por el Cambio el año próximo e incluso algún gobernador”, se entusiasma Grobocopatel. Es que el senador chubutense Ignacio “Nacho” Torres tiene apenas 33 años, lo siguen considerando parte de la juventud del PRO y está muy bien posicionado para ganar la gobernación en el 2023. 

Macri piensa que es posible. Tanto que lo sentó a la mesa de Los Abrojos donde el expresidente y Juliana Awada homenajearon a Mario y Alvaro Vargas Llosa y la española Cayetana Alvarez de Toledo, donde también fueron invitados el senador Alfredo Cornejo, el auditor Miguel Ángel Pichetto y el exintendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, y el director de la Fundación Libertad, Gerardo Bongiovanni