La comisión de Planeamiento y Urbanismo explicó los proyectos sobre Avenida Alberdi y Boulevard Rondeau

Ayer lunes 25 la secretaria de Planeamiento municipal, Agustina González Cid brindó detalles sobre el anteproyecto de ordenanza que modifica las N° 8.980 y N°9.068, respecto al corredor urbano de boulevard Rondeau y al corredor urbano de avenida Alberdi y al frente de renovación urbana boulevard Rondeau.

A la titular de Planeamiento la acompañaron la subdirectora general de Normativa Urbanística, Laura del Teglia, y la subdirectora general de Ordenamiento Territorial, Florencia Bordachar.

Como aspectos centrales la arquitecta González Cid marcó el objetivo de “fortalecer los corredores y el frente de renovación urbana”, respecto a ambas arterias; “establecer el factor de impermeabilización del suelo (FIS), y el uso de terrazas verdes” al igual que trabajar respecto al “dinamismo comercial” de la zona.

Explicó la funcionara que “en bulevar Rondeau por el ancho de las calzadas y el ancho de las veredas sumado a la servidumbre de jardín, se contrapone con la idea de la reactivación comercial, por ello se propone la eliminación de la servidumbre de jardín de 3 metros”.

De igual modo precisó que “en regla general, tanto la propuesta para bulevar Rondeau como para la avenida Alberdi tiene los mismos indicadores, planta baja más 8 pisos, se incorpora el factor de impermeabilización del suelo y se baja el factor de ocupación del suelo (FOS) de 0,7 a 0,6”.

Respecto al corredor urbano de avenida Alberdi la arquitecta González Cid recordó que la normativa vigente pide un deslinde de 6 metros, “en este caso ello se suprime”, pero, marcó, “se baja la altura de los 30 metros que se autoriza hoy a 25” y se incorpora el factor de impermeabilización del suelo.

En tanto precisó que “en los lotes cuyo frente sea menor a 10 metros no se exigirán cocheras”. Con relación a las cocheras explicó que tanto para avenida Alberdi como para bulevar Rondeau “si hubiera cocheras la ordenanza requiere terrazas verdes, y en el mismo sentido respecto a los comercios”.

Al abordar lo relacionado al frente de renovación urbana de bulevar Rondeau consignó que “la propuesta cambia la altura mínima de la planta baja, que se establece en 4 metros” y respecto a la altura máxima se reduce de 36 a 30,50 metros, pero sin deslinde, y la profundidad para las alturas 25 metros; el factor de impermeabilización del suelo se fija en 0,7, mientras que se elimina la servidumbre de jardín de 3 metros”, pero, aclaró la funcionaria, “se mantiene la servidumbre por arteria, que en este caso es de 8 metros”.

La concejala María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular, preguntó acerca de “si la quita del deslinde parcelario se está pensando para otras arterias, dado que en este caso el motivo es la falta de sustitución”.

Resaltó la secretaria de Planeamiento que “el régimen diferencial funciona muy bien”.


A su turno el concejal Martín Rosúa, de la Unión Cívica Radical/Juntos por el Cambio, estimó que “es un área propicia para la densificación y que con la eliminación del deslinde parcelario se mejora la posibilidad de renovación”.

En tanto preguntó “qué incentivos tendría que haber para posibilitar la construcción de cocheras, ya que es un área muy difícil para estacionar”.

Por su parte la edila Silvana Teisa, de Todos Hacemos Rosario, consultó respecto a “qué pasará con los servicios y con el transporte, ya que es un barrio establecido” y enfatizó sobre “qué impacto va a tener el cambio normativo” y si ello “estará acompañado de la infraestructura de servicios correspondiente”.

La secretaria de Planeamiento indicó que “se va a pedir la factibilidad de los servicios”.

Intervino posteriormente el urbanista, ex decano de la Facultad de Arquitectura y ex rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Héctor Floriani, quien marcó como “un logro de la normativa actual el planteo de la tipología de torre exenta, tanto desde el punto de vista ecológico como urbanístico”.

Mencionó que “el planteo de edificio entre medianeras es una tajada de un proyecto de cuadra” para agregar que “Rosario tiene muy pocas cuadras construidas en su totalidad con edificación en altura”. Estimó que “lo mejor es tener una propuesta edilicia morfológica de edificio resuelto en sí mismo”.

Asimismo explicó que “la tasa de crecimiento es lenta, por eso es bueno tener edificios en torre, que puede ser uno por cuadra, y estar allí sin necesidad que se densifique la cuadra”.

En respuesta la arquitecta González Cid afirmó que “la estructura parcelaria de nuestro manzanero es muy distinta al de otras ciudades”.

El edil Juan Monteverde, de Ciudad Futura, precisó que “como lineamiento general nosotros estamos de acuerdo con todo lo relacionado con el acceso al suelo” y sostuvo que “hay muchos sectores en los que estamos dando indicadores nuevos y tenemos que pensar cómo captar esa plusvalía”.

Preguntó luego “si funciona la lógica de incentivar varios lugares al mismo tiempo” y propuso que “estas normas sean transitorias, que duren un tiempo”.

Acerca de la plusvalía la secretaria de Planeamiento planteó que “podemos estudiarlo” mientras que en el caso de la transitoriedad de la normativa, sostuvo que “tratándose de un Código Urbano, no es lo que se estila”.

Ante una consulta del edil Rosúa, se preguntó la funcionaria municipal “si vamos a esperar 20 años para que se haga un edificio o vamos a ser proactivos para que se construya”.

En una nueva intervención la concejala Gigliani preguntó “qué ofrece este sector de la ciudad para que los que viven allí decidan seguir quedándose” y también inquirió respecto a cómo hacer “para que se hagan edificios con departamentos de 2 ó 3 dormitorios, porque la mayoría -de los que se construyen- son de uno o monoambientes”.

Indicó la secretaria de Planeamiento que “en el Colegio de Arquitectos tuvimos una reunión para armonizar, para que haya departamentos monoambientes y de 4 dormitorios, un poco de cada cosa. No queremos que sea puro monoambiente”.

Por otra parte indicó la edila Gigliani “en relación al retiro frontal que en este caso está consolidado y respetado, no veo por qué suprimirlo”.

Sobre ello la arquitecta del Teglia mencionó que “hay pocos lotes que invaden la servidumbre de jardín, son comercios, y en algunos casos con construcciones livianas”.

En otro orden la concejala de Iniciativa Popular preguntó respecto a la no ventilación y más aún respecto a esta cuestión a partir de la pandemia.

Al respecto la secretaria de Planeamiento respondió que se está estudiando el Reglamento de Edificación para producir cambios en el tema, “porque está desactualizado”.

Preguntó más adelante la edila Gigliani si se estudiaron otros tipos de deslinde.

Explicó la secretaria que “se estudiaron todo tipo de deslindes. Para un solo lado, para los dos, escalonados, pero ninguno resultó, se generaban condicionamientos proyectuales inadecuados”.

El concejal Carlos Cardozo, de Unión Pro/Juntos por el Cambio, preguntó si se pensó algo acerca de estacionamientos, y recordó que al presente “se utilizan los canteros de bulevar Rondeau como estacionamiento”, para ejemplificar en la realización con durmientes y césped o con adoquines y césped”.

Consideró la arquitecta González Cid que “se podría estudiar”.

Se acordó que la funcionaria concurrirá nuevamente a la comisión de Planeamiento para explicar lo relacionado con las normativas para el barrio Fisherton.

Posteriormente los integrantes de la comisión analizaron otros temas que continuarán en estudio.

De la reunión de la comisión de Planeamiento tomaron parte su presidente, Fabrizio Fiatti, de Arriba Rosario; María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular; Martín Rosúa y Daniela León, de la UCR/Juntos por el Cambio; Alejandro Rosselló y Carlos Cardozo, de Unión Pro/Juntos por el Cambio; Juan Monteverde, de Ciudad Futura, y Silvana Teisa, de Todos Hacemos Rosario.