Municipalidad de Pérez determinará el destino de los bienes expropiados de Rioro

Nuevamente vuelve a la agenda de la Legislatura provincial la expropiación del inmueble donde funcionaron los talleres ferroviarios Rioro en la ciudad de Perez. En ese sentido, el diputado provincial Carlos del Frade del bloque del Frente Social y Popular (FSyP), presentó una iniciativa que reza en su resolución: “Declárase de utilidad pública y sujeto a expropiación el inmueble ubicado en la localidad de Pérez, propiedad de TALLERES RIORO S.A”.

El proyecto agrega que se declaren de utilidad pública y sujeto a expropiación las instalaciones, galpones, maquinarias, herramientas, rodados, muebles y útiles y todos aquellos elementos o cosas destinados a la actividad productiva que se encuentren en el mencionado predio. De llevarse a cabo la expropiación se deja en manos de la Municipalidad de Pérez que determine oportunamente el destino de los bienes expropiados, que en ningún caso podrá desvirtuar la vinculación con la actividad ferroviaria o productiva, al menos en los sectores del inmueble en los cuales se encuentran emplazadas las construcciones en que oportunamente se conformaron los Talleres Rioro S.A.

A su vez, “dicho inmueble podrá subdividirse e incluso, podrán ser beneficiarios de esta expropiación sujetos privados, en la medida que en todo el desarrollo del inmueble objeto de la misma, se cumpla en forma predominante una finalidad social en beneficio de la comunidad”, promueve la iniciativa de Del Frade.

En el mes de junio de 2017 fueron despedidos 71 trabajadores de los talleres ferroviarios Rioro, empresa dedicada a la reparación de vagones perteneciente al Grupo EMEPA. Cabe señalar que “la situación de dichos talleres comenzó a generar señales de alerta entre los trabajadores a partir del año 2016, momento en el cual la empresa ofreció a decenas de trabajadores acogerse al despido voluntario, modalidad que fue aceptada por ochenta operarios”, recordó Del Frade.

A diferencia de lo sucedido en 2016, al proponerse ese año optar por el retiro voluntario al personal restante, el nivel de aceptación por parte de los trabajadores fue prácticamente nulo y a partir de ahí los directivos de la empresa decidieron enviar directamente los telegramas de despido, cesándose la actividad en los talleres de Pérez el  22 de junio.

En ese sentido, el legisaldor del FSyP trajo al presente el comunicado emitido oportunamente por la empresa “intentando justificar el cierre”. “La medida está relacionada con los cambios que desde hace varios años se vienen produciendo en el mercado ferroviario” y que “no desmantelará la planta de Pérez, proyectando su reconversión productiva en el mediano plazo”, rezaba el texto empresarial. También se planteó a modo de justificación que “las actividades de la empresa resultarían momentáneamente concentradas en los talleres que la firma posee en Laguna Paiva”.

De acuerdo a fuentes del sector, la caída de contratos del grupo Emepa con el Estado nacional para la reparación de locomotoras y vagones fue clave en la decisión de la empresa de no continuar con los talleres debido a que, a partir de 2016, se priorizo la compra de unidades nuevas a China.

En aquellos días de julio de 2017, representantes de la Unión Obrera Metalúrgica y el Estado provincial se reunieron con los propietarios de la firma para explorar distintas alternativas y así evitar el cierre. El entonces ministro de la Producción, Luis Contigiani, junto al de Trabajo (en aquella oportunidad) Julio Genesini ofrecieron varias propuestas para no discontinuar el trabajo de los talleres, pero fueron desestimadas por los titulares de la empresa.

El 3 de julio de 2017 en la audiencia que había convocado el Ministerio de Trabajo en el marco de la conciliación obligatoria, el representante de Talleres Rioro S.A. ratificó la decisión de la empresa de cerrar los talleres y pagar las indemnizaciones, aseverando que no había chances de sentarse a negociar una posible venta a Ferronaval, empresa interesada en adquirir las instalaciones de Pérez para la producción de material ferroviario.

En este marco de incertidumbre respecto al destino de los talleres ferroviarios de Pérez y ante la reticencia de la empresa para dar un fin productivo a los mismos “consideramos pertinente que el Estado Provincial proceda a la expropiación del predio, que perteneciera otrora al Estado Nacional. Maxime cuando, desde el gobierno santafesino, se ofreció múltiples alternativas para impedir el cese de actividades de los talleres, entre ellas el asumir el pago del 25% del sueldo de los empleados con el fin de evitar la destrucción de los puestos laborales”, señaló Del Frade.


Asimismo, “creemos que el destino más adecuado para este predio de 30 hectáreas, cuya superficie edificada supera las 84000 m2 y que cuenta con una longitud intema de vías en playa de 13138 metros y una longitud de vías dentro de los talleres de 3862 metros, es la incorporación del mismo al patrimonio la Empresa Mixta de Ferrocarriles de Santa Fe (EFESA), la cual fuera creada en año 2011 con el objeto de impulsar la recuperación del sistema ferroviario santafesino”, promueve el diputado.

“Es imprescindible lograr esta expropiación porque poco y nada se hizo al respecto y se corre el riesgo que se pierda definitivamente uno de los talleres que resultan fundamentales para la reconstrucción de la industria provincial ferroviaria”, completó Del Frade.

R12