Paritarias calientes: la estrategia salarial de los gremios ante el avance imparable de la inflación

Los sindicatos comenzarán a negociar esta semana sus paritarias en el marco de la estrategia que promueve el Gobierno: buscar una suba que supere la inflación del primer trimestre y revisiones durante la segunda mitad del año. Mientras tanto, la inflación complica el objetivo de que los salarios no pierdan poder adquisitivo.

Los principales analistas privados y consultoras estimaron que el índice de precios minoristas del mes pasado escaló 5,5%, por encima del 4,7% registrado en febrero, según consignó el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) realizado por el Banco Central.

Dentro de esta dinámica, lo que más preocupa a la sociedad y al Gobierno son las subas en el precio de los alimentos, ya que implican una parte muy grande en el gasto de los sectores que menos ingreso perciben mensualmente. “La inflación alcanza el 16,1% en el primer trimestre del año para el nivel general, y acumula en alimentos un 22,8% en los primeros tres meses”, sostuvo en un informe reciente el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), conformado por la CGT y la CTA de los trabajadores. 

En este marco, los gremios miran la pérdida de los salarios de los últimos años. Es cierto, por otro lado, que los trabajadores más perjudicados fueron los que se desempeñaron en el segmento informal.

Un análisis de la consultora PxQ destacó que, tomando como base 2016, los salarios totales de la economía acumulan una pérdida de 20,2% de su poder adquisitivo. Por categoría, los empleos no registrados son quienes mayormente han sufrido las peores consecuencias (-31,9%), luego los empleos públicos (-20,5%) y, por último, los privados registrados (-15,3%). 

“Si bien en la comparación anual los salarios han mostrado signos de recuperación, en la variación mensual de enero 2022 contra diciembre 2021, sólo el salario privado logró situarse por encima del nivel general de precios (+0,7%)”, concluyó la consultora de Emanuel Álvarez Agis.

El Gobierno acordó la semana pasada con la CGT y la UIA la reapertura y adelanto de una veintena de negociaciones paritarias que comenzarán esta semana. La intención es conseguir una suba rápida del 20% que sirva para enfrentar la aceleración de precios de estos primeros meses del 2022. En la segunda parte del año se podrían realizar revisiones para que los ingresos no sigan cayendo.

Este esquema no es una novedad, sino que es similar a lo que sucedió en el segundo semestre de 2021. También es algo que se replicó con la suba del salario mínimo del 45% en cuatro tramos con revisión en agosto para el salario mínimo. El Gobierno, las empresas y los gremios aceptan ese porcentaje como una referencia.

Sin embargo, ninguno de los sectores mencionados cree que la inflación de este año será menor al 60%. En esa dirección van los análisis privados. Mientras tanto, el consumo privado, que representa un 70% del PIB, cayó casi 8% en marzo ante el avance de precios. Recomponer el ingreso será vital para sostener la recuperación y para que el oficialismo tenga chances de reelegir el año que viene.