Cristina Kirchner: “En el mundo no hay buenos ni malos, hay intereses”

La vicepresidenta brindó un discurso por los 40 años de la Guerra de Malvinas y la ilegítima ocupación británica. “La Patria no es una cuestión de ideología, sino que se defiende de todos lados, de derecha, de izquierda, de abajo y de centro”, apuntó. A su vez, lanzó una curiosa crítica a Gabriela Cerruti.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió que en el mundo “no hay buenos ni malos, hay intereses” y por tal motivo llamó a “revisar y repensar” el sistema de defensa nacional para la protección de los recursos naturales ante un mundo que eventualmente pugnará por los mismos, en el marco de un homenaje a los trabajadores del Congreso nacional que pelearon en guerra de las islas Malvinas, al cumplirse 40 años del conflicto bélico con el Reino Unido.

La ceremonia, que contó también con la participación del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, autoridades y legisladores de ambos recintos, tuvo lugar en el salón Azul de la Cámara Alta, en donde entregaron diplomas de distinción a los excombatientes.

En ese marco, la presidenta de la Cámara alta aseguró que pensar en el conflicto representa para ella “cuatro dimensiones”: la personal, institucional, política y geopolítica.

Para la primera, recordó sus experiencias íntimas en la ciudad de Río Gallegos, Santa Cruz, en donde “se hacían operativos de oscurecimiento” con órdenes de “apagar todas las luces por la noche” para impedir que el enemigo pueda visualizar el territorio.

En esa línea, contó que el 14 de junio, día de la rendición de los soldados argentinos, estaba en un estudio de abogados en el microcentro y decidió ir hasta la Plaza de Mayo luego de que una secretaria le advirtiera que se “estaba juntando mucha gente”.

“Cuando aparecían los camiones de exteriores de Canal 13 la gente tiraba monedas contra los periodistas, algunos otros agarraban el diario La Razón y los quemaban”, relató y añadió que para las “seis de la tarde la plaza era un solo grito de bote a bote”.

La dimensión institucional se encuentra retratada en el trabajo iniciado durante su segundo mandato como presidenta para identificar a los soldados NN sólo conocido por Dios que estaban enterrados en el Cementerio de Darwin, en la isla Soledad.

La tarea comenzó “hace diez años”, afirmó la mandataria, luego de enviar una carta a la Cruz Roja que tomó mayor impulso con el cantante y bajista de la banda de rock Pink Floyd, Roger Waters, quien la visitó para interiorizarse en el tema y el pedido.

“Hoy, de 121 ya hay 119 identificados”, celebró Fernández de Kirchner seguido por el aplauso de los presentes y aseveró que el Equipo Argentino de Antropología Forense y la Cruz Roja recorrieron “el país contactando familiares para que pudieran suministrar muestras de ADN para poder identificar”.


“De Chaco y Corrientes salieron muchos, muchísimos de los que combatieron y volvieron, y de los que combatieron y no pudieron volver”, lamentó.

La vicepresidenta señaló que la guerra “fue la que terminó y le puso punto final a la historia del partido militar en Argentina”, y pidió contar “la historia completa” porque a “la historia no se la toma con beneficio de inventario”.

“Siempre es bueno acordarse de su historia porque difícilmente uno pueda construir un presente y un futuro sin conocer su historia”, indicó a modo de introducción a la política y geopolítica.

Fernández de Kirchner declaró que siempre se preguntó que llevó a la Junta Militar a “pensar que Inglaterra no iba a reaccionar, que Estados Unidos no iba a ayudar a Inglaterra, su principal aliado global”.

Para ese pensamiento consideró una respuesta: “Fue algo que no es solamente es privativo de esos militares, es una concepción frente al mundo y una mirada sobre nosotros mismos, es también de los civiles, de creer que el mundo se divide entre buenos y malos”.

“El mundo y la geopolítica no se divide en buenos o malos, eso es para Netflix”, remarcó la titular de la Cámara de Senadores.

En esa misma sintonía, pidió situarse “en la realidad” del país y “desde allí mirar el mundo y tomar las decisiones” porque, repitió, “no hay buenos ni malos, hay intereses”.

Desde su punto de vista, aquellos que “aspiran a representar a los argentinos y argentinas” deben situarse sobre ese marco global para planificar y actuar.

“Hoy, a 40 años, debiéramos prepararnos para revisar y repensar nuestro sistema de defensa en este mundo donde los alimentos y las energías se convirtieron casi en un botín de guerra”, instó y recordó los recursos que provee Vaca Muerta, “la primera reserva de gas no convencional en el mundo”.

“Se hace necesario, imperioso que podamos discutir políticas de estado a partir de estas cuestiones. La patria no es una cuestión de ideología, la patria se defiende de todos lados, de derecha, de izquierda, de abajo, del centro”, fijó.

El sugestivo regalo que le hizo al Presidente

La reaparición de Cristina Kirchner se da en la continuidad de las internas que prevalecen en el Frente de Todos por el rumbo que debe encarar Argentina de cara a este 2022 y con metas a las elecciones presidenciales de 2003. En este caso, la vicepresidenta hizo una mención al caso y le lanzó un curioso mensaje a Gabriela Cerruti, portavoz del Gobierno.

“Hoy le mandé de regalo un libro al presidente, para que después la vocera no diga que no le mandé nada”, lanzó Cristina Kirchner, en virtud de que hoy es el cumpleaños de Alberto Fernández, que ya brindó un acto reclamando por la soberanía en Malvinas.

Por su parte, Massa, quien se mostró muy cercano al kirchnerismo en estas últimas horas, dijo que “Argentina tiene la obligación de seguir planteando que las Malvinas fueron, son y serán argentinas. Y vamos a volver a pisar ese suelo alguna vez”.

“No es solo un pedazo de tierra negociable como dicen algunos. Algún día va a volver a flamear la bandera argentina en las Islas Malvinas”, concluyó.