Megaestafa OneCoin: La justicia federal no intervendrá en la causa vinculada con la criptomoneda

Es la investigación por un presunto sistema piramidal que involucra a más de una docena de personas en Córdoba y que se extiende con nexos a nivel internacional.

En las últimas horas se reactivó otra causa por estafas piramidales, luego de que la Sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba confirmara el rechazo a un planteo de competencia para que el fuero intervenga en una causa vincula a la criptomoneda OneCoin.

La investigación involucra a más de una docena de personas –algunos con prisión preventiva-, y se trataría de la estafa más grande registrada en la provincia asociada a una moneda digital.

Según consta en la causa, se utilizaba un sistema piramidal de recaudación de fondos para “insertar en el mercado local desde la Ciudad de Córdoba y hacia diferentes jurisdicciones del país, una aparente criptomoneda denominada Onecoin”.

De este modo, los imputados utilizaban “criptomonedas fraudulentas que simulaban tener
características similares a otras vigentes en el mercado mundial y contar con un registro seguro, cuando en realidad se trataba de una registración privada, cuyos valores eran manipulados por los mismos integrantes de la banda y que, a la vez, no cumplía con el fin de ser utilizado como medio de pago”.

Sin embargo, el caso tomó ribetes internacionales cuando los investigadores vincularon la maniobra con los nombres de Ruja Ignatova y Konstatin Ignatov Plamenov. La primera es quien, según la Justicia, “ideó el sistema para hacerse de fondos de incautos inversores para su propio patrimonio y el de sus consortes en la organización, a cambio de la adquisición de esta supuesta criptomoneda que prometía grandes rendimientos con mínimos riesgos”.

Ignatova -de origen búlgaro- aseguraba que OneCoin iba a superar a Bitcoin, pero desapareció de la escena mundial al quedar al descubierto la maniobra. Sin embargo, la firma continuó operando de mano de su hermano y así fue cómo desembarcó en Córdoba.

Se calcula que OneCoin, en todos sus años de operación, engañó a miles de personas. En Córdoba, los damnificados realizaron inversiones en dólares, para acceder a un supuesto paquete de educación financiera y una cantidad determinada de “tokens”, con la promesa falsa de que los mismos se transformarían en la criptomoneda.

Al igual que otras estafas, los imputados aparentaban bienes, negocios y empresas para “lograr el convencimiento de las futuras víctimas”. También organizaban reuniones y eventos en lujosos hoteles y centros de convenciones.

Uno de los implicados en la causa local solicitó a la Justicia provincial la remisión de la causa para que sea investigada en el fuero federal. El Juzgado Federal N° 3 de Córdoba no hizo lugar al planteo de inhibitoria y esta decisión fue confirmada por la Cámara Federal, en fallo unipersonal del juez Abel Guillermo Sánchez Torres.