Fernández: El nuevo programa con el FMI comenzará a pagarse recién en el 2026

El mandatario dijo que “no habrá tarifarios” ni reforma laboral ni previsional”, y anunció la ampliación y uso del swap que el Banco Central tiene con China para aumentar sus reservas y equilibrar el mercado cambiario.

El presidente Alberto Fernández anunció hoy que “a partir de este semana” enviará al Congreso el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para su aprobación o rechazo, que contempla pagos recién en el 2026, no incorpora ajuste fiscal ni reforma laboral o previsional, ni tarifasos, y pidió el apoyo de todo el arco político a este plan.

El nuevo acuerdo “no acumulará nueva deuda a la ya tomada por el gobierno anterior. Es una refinanciación de aquél préstamo que nos permite no usar en estos años recursos nacionales para pagar los compromisos. Se usará dinero del propio FMI que empezará a pagarse dentro de 4 años y medio”, dijo Alberto Fernández durante el acto de apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso.

El mandatario aseguró que a partir de la refinanciación de las deudas que haga el FMI hasta el 2026 “podremos utilizar ese tiempo para que semejante carga de deuda no detenga el crecimiento. El acuerdo no resuelve el problema de la deuda externa, pero da un paso importante en esa dirección. Se iniciarán los pagos (de los US$ 44.000 millones) en 2026 para terminar en 2034”.

Fernández aseguró que “logramos un entendimiento inusual en el marco de un programa con el FMI. Es un acuerdo sin políticas de ajuste y con incremento del gasto real en todos los años del programa. Esto nos pone en un camino transitable para nuestro país con mayor previsibilidad, certezas y visión de futuro” e incluso “habrá una expansión en infraestructura, inversiones en ciencia y tecnología y en políticas sociales”.

Este acuerdo “no contempla restricciones que posterguen nuestro desarrollo, a diferencia de otros que Argentina firmó en el pasado. La reducción gradual del déficit será compatible con una expansión moderada del gasto primario real que permitirá apuntalar la fuerte recuperación económica en curso”.

“Quiero ser muy claro ante esta Asamblea Legislativa. No habrá una reforma previsional. La edad jubilatoria no será alterada. Jubilarse es un derecho y se debe respetar a rajatabla” dijo Fernández, pero dejó en claro también que “si por el motivo que fuere una persona deseara continuar trabajando después de cumplir la edad que establece la ley, nadie, en principio, debería obligarla a retirarse.

Este acuerdo, que se conocerá en los próximos días “no doblega nuestra soberanía. Somos nosotros los que decidiremos nuestro futuro”, djo Fernández ante los aplausos de la bancada oficialista.

Sin embargo “ no dejo de reconocer que debimos extremar nuestros esfuerzos por definir con autonomía nuestras políticas públicas ante un acreedor poderoso. Todo es resultado del nivel de endeudadamiento externo al que con una frivolidad alarmante nos han dejado expuestos”, dijo Fernández lo que provocó los primeros gritos de rechazo de parte de la bancada opositora.

El mandatario apuntó a que el país “necesita ordenar su política monetaria y fiscal. El mayor problema que tenemos, la inflación, es multicausal. Y es nuestra responsabilidad atender todas sus causas. Seguiremos la senda de ordenar las cuentas públicas sin condicionar nuestras políticas de justicia social. En Argentina se acabaron los tarifazos”.

Fernández adelantó que desde el Gobierno “vamos a segmentar los subsidios para lograr niveles de tarifas razonables, con justicia y equidad distributiva para los servicios públicos de gas y electricidad. Por eso, en principio, apuntamos a que el 10 % de mayor capacidad económica deje de ser beneficiario de subsidios.

Para el resto de los usuarios, “nuestra política se inspirará en la Ley 27.443 votada en este Congreso de Nación en el año 2018 y vetada por el entonces presidente Mauricio Macri. Esa normativa establecía que las tarifas solo podrían incrementarse teniendo como tope el Coeficiente de Variación Salarial”.

“Lo que nosotros haremos será utilizar ese mismo indicador, pero estableciendo que la evolución de las tarifas estará claramente por debajo de la evolución de los salarios. Así, alineamos el tema de las tarifas con una política clara para recomponer los ingresos en términos reales”, dijo el mandatario.

“Si alguna persona considerara injusto dejar de percibir un subsidio que a su criterio le corresponde, siempre podrá hacer su reclamo para que su derecho le sea reconocido en tiempo oportuno”, dijo Fernández.

En medio de versiones sobre modificaciones, el mandatario dijo “Quiero ser claro: no habrá una reforma laboral. Los derechos de los que trabajan no pueden ser alterados en su perjuicio. La justicia social jamás puede ser objeto de una negociación. El futuro de los argentinos y argentinas que trabajan lo hemos defendido y lo vamos a defender de manera inclaudicable”.

“He escuchado con sorpresa opiniones que critican que hayamos logrado un acuerdo sin los condicionamientos que tantas veces tuvieron consecuencias desastrosas para nuestro país. A esas críticas les contesto: No queremos más ajustes. Nunca defendimos los ajustes. Trabajo para una Argentina grande, con crecimiento y empleo, sin exclusiones y con ampliación de derechos, dijo el mandatario y generó el aplauso de su bancada.

Luego, volvió a criticar al gobierno de Mauricio Macri al decir que “nadie consultó al Congreso Nacional para tomar esta enorme deuda” con el FMI. “En cambio, nosotros elevaremos los documentos que constituyan el Acuerdo al Congreso de la Nación con la totalidad de los detalles. Necesitamos que nos acompañen y apelo así al compromiso nacional de todos y todas”.

“A partir de esta semana esperamos que esté en manos de los legisladores y las legisladoras nacionales considerar la aprobación del acuerdo que se alcance con el staff del FMI para dar previsibilidad a los argentinos y argentinas. Ese será el acuerdo de la Argentina toda y nosotros como poder administrador nos ocuparemos de que sea cumplido para que haya más producción, más trabajo, mejores ingresos y menor inflación”, aseguró el mandatario.

Fernández cargó contra Macri al señalar que, con este acuerdo “buscamos modificar, defender los derechos de nuestro pueblo demanda mucho más que cinco minutos” y recordó que el año pasado, a través del Decreto 8/2021 instruyó a la Procuración del Tesoro “para que iniciara una querella criminal tendiente a establecer la verdad y las responsabilidades sobre este endeudamiento. Este Acuerdo tampoco releva al Poder Judicial de avanzar en esa investigación. Los argentinos y las argentinas tienen el derecho de saber como ocurrieron los hechos y quienes fueron los responsables de tanto desatino”. Esas palabras generaron las críticas a los gritos de la oposición y que varios legisladores dejaran el recinto.

Fernández también anunció que recibió la confirmación del gobierno Chino “de que han accedido a nuestro pedido de ampliación y uso del Swap en función de lo expresado en la “declaración conjunta” que firmáramos en mi visita oficial. China siempre nos ha apoyado en los momentos difíciles, y confiamos en que pronto tendremos la autorización técnica correspondiente. Con ello también fortaleceremos la estabilidad cambiaria”.

“Invito al pueblo argentino y a las fuerzas políticas a mirar hacia adelante, sin olvidar el pasado. Somos un ejemplo ante el mundo de cómo construir Verdad, Justicia y Memoria sobre una tragedia histórica sin detenernos y mirando hacia el futuro. También ahora podemos hacerlo”, dijo Fernández.