Pastor evangélico Alberto Di Carlo denunciado en Roldán y en Rosario

Doce años después, quienes confiaron en la desarrolladora a cargo de Tierra de Sueños siguen sin casa propia, y a cambio les ofrecen un porcentaje de las ganancias que deje el hotel que se construyó con sus ahorros y sin su consentimiento. Ante la avalancha de sentencias judiciales en contra, a lo que se sumó la negativa del municipio a darle el final de obra, la empresa ideó un plan canje y empezó a ofrecer terrenos en el Gran Rosario a los damnificados. Pero en muchos casos no compensan las pérdidas económicas, mientras que las denuncias de estafa no cesan.

Las torres del Sopping enclavada en Rondeau y Portugal unos 240 departamentos, 100 cocheras, 10 locales comerciales en planta baja, una sala de conferencia, microcine, restaurante, spa, gimnasio, pileta, quincho, solarium, guardería para niños y un bar giratorio en su último piso eran algunas de las amenidades con las que iba a contar el edificio de Rondeau y Juan B. Justo. A cargo de los trabajos estaba Aldic, empresa comandada por el pastor evangélico Alberto Di Carlo, famoso por sus proyectos inmobiliarios Tierra de Sueños, y también por sus incumplimientos a la hora de realizar infraestructura básica en los mismos, al punto tal que hubo denuncias por lotes que quedaron bajo el agua.

Quiere habilitarlo en la Municipalidad de Rosario pero a esto se le suma otro gran conflicto judicial en un barrio de Roldán que mantiene con compradores de buena fe y la Municipalidad de Roldán. Tema heredado por la actual gestión municipal Gabriel Escalante.