INSEGURIDAD: Comercios que cierran y se van de Rosario

Después de las balaceras de los últimos días dos comercios tomaron la decisión de cerrar y marcharse. No pueden trabajar para los delincuentes ni arriesgar sus vidas, de los empleados ni de clientes. Bajaron las persianas y se marchan.

Una carnicería de Lavalle y Bulevar Seguí fue baleada por segunda vez en una semana, obligando a su propietario a bajar las persianas y marcharse. De esta forma son seis las familias que quedan sin sustento.

En la misma zona, una concesionaria de Bulevard Oroño al 5500 también volvió a ser atacada a tiros y el dueño del local, procedió igual que el otro comerciante, cerrando su local y marchándose de Rosario al no recibir ninguna respuesta de las autoridades que permitan continuar con su actividad de manera segura. También quedan afectados por falta de trabajo distintos eslabones de la cadena de comercialización de los automotores.