Incidentes en marcha al Lago Escondido: denuncian bloqueos y amenazas con armas por parte de Joe Lewis

Un grupo de personas, entre los que se encuentra el sanitarista Jorge Rachid, fueron interceptados por la guardia del empresario británico. Afirman que les impidieron continuar hasta la costa del lago público ubicado a 40 kilómetros de El Bolsón.

Con la consigna “en defensa de la soberanía nacional”, un grupo de dirigentes y militantes de diversas organizaciones sociales, sindicales y políticas inició una marcha al Lago Escondido, en la provincia de Río Negro. Sin embargo, los senderistas denunciaron que en el camino, en tierras de Joe Lewis, más de 40 personas de civil los amenazaron con armas de fuego.

El objetivo de la marcha era lograr el libre acceso al Lago Escondido por el Camino de Tacuifí que nace desde la Ruta 40 a la altura de la localidad de El Foyel y que es obstaculizado por el empresario, según explicaron.

La columna intentaba llegar hasta el lago, pero fueron detenidos por más de 40 jinetes a punta de pistola, para que detengan la travesía. Entre los senderistas se encuentra el médico sanitarista Jorge Rachid, asesor del gobernador Axel Kicillof.

Desde la CTA Autónoma de Río Negro explicaron que un grupo logró comunicarse con los organizadores a través de una llamada satelital y así informar la sucedido. “No es la primera vez que suceden estos hechos intimidatorios en las cercanías a Lago Escondido”, señalaron.

Por su parte, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación confirmó las denuncias y reclamó a las autoridades de la provincia que “garanticen la seguridad y libre circulación de todos ellos”.

“Cabe destacar que ese es un camino autorizado por la Justicia para poder acceder al lago”, indicó la Secretaría desde su cuenta de Twitter.

A su vez, el presidente de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA), Julio Urien, expresó su preocupación por la seguridad de las personas que se encuentran en la montaña y que “no pueden ser asistidos”, y adelantó que van a presentar un Habeas Corpus ante la justicia de la provincia para que “garantice la integridad física y les permitan acceder al lago público tal como establece la legislación provincial y la Constitución Nacional”.