Fentanilo, el opiáceo al que se apunta por las muertes por consumo de cocaína adulterada

El fentanilo causa estragos en Estados Unidos, donde tiene un consumo legal e ilegal. Ya en 2014 fue recetado más de 6 millones de veces.

El fentanilo, un poderosísimo opiáceo, podría estar en el centro de la adulteración de la “cocaína envenenada” que mató a 20 personas y dejó a 74 internadas en la provincia de Buenos Aires, según las últimas investigaciones.

Dicho fármaco no tiene olor y resulta entre 25 y 50 veces más potente que la heroína.

Se empezó a utilizar en los años 60 como un anestésico intravenoso y está relacionado con cada vez más muertes por consumo de estupefacientes, en aquel país.

Es que el consumo legal va en alza -en 2014 se prescribió 6,6 millones de veces en Estados Unidos- y también el ilegal, en virtud de que la mezcla de analgesia y euforia que proporciona lleva a muchos a utilizarlo como sustituto de la heroína, pero se convierte en una alternativa pasada de revoluciones que lleva demasiadas veces a la muerte.

Según el Centro para la Prevención y Control de las Enfermedades (CDC) estadounidense, más de 100.000 personas murieron por sobredosis en ese país en un período de 12 meses que finalizó en abril del 2021. Los expertos en estupefacientes señalan que se trata del mayor aumento jamás registrado allí, y no hace más que registrar subas cada mes.

Muchos adictos, además, lo mezclan con la propia heroína para aumentar sus efectos de forma completamente kamikaze. Solo en el estado de Florida, en 2013, fue la causa de la muerte de 185 personas, un 36% más que en 2012. La agencia estadounidense contra la drogadicción advirtió el pasado mes de abril de que el fentanilo es potencialmente letal incluso a dosis muy bajas.

Resulta, además, entre 50 y 100 veces más potente que la morfina. En este contexto, una investigación de The New York Times alerta sobre la cantidad de muertes por sobredosis con fentanilo mezclado con cocaína, un paralelismo que podría ayudar a explicar el episodio que tiene lugar en el conurbano.

El artículo, publicado en septiembre y titulado “El fentanilo mezclado con cocaína, una tendencia que mata por sobredosis”, relata un cambio peligroso en el mercado callejero de las drogas.

Entre algunas de las explicaciones que se encuentran, está en que los traficantes empezaron a sufrir problemas de suministro y aumento de precios y que por eso empezaron a recurrir al fentanilo -que es más barato y más fácil de conseguir que la cocaína o la heroína- “para abultar su mercancía y mantener el flujo de drogas sin importar el costo humano”.

Al igual que lo hizo este miércoles el Ministerio de Salud de la Nación, el Departamento de Salud Pública de San Francisco emitió una advertencia de salud pública en febrero del 2021 luego de una serie de sobredosis de fentanilo entre personas que pensaban que lo que estaban consumiendo era cocaína.

Los investigadores policiales y judiciales estiman que en las próximas 48 horas podrían aparecer más víctimas fatales fallecidas por consumir cocaína envenenada. Es por la posibilidad de que algunas de las víctimas hubieran muerto en sus casas o en viviendas de amigos, sin haber recibido atención médica o sin contar con alguien que los llevara a un hospital.

La pesquisa se inició este miércoles a la mañana a raíz de los fallecimientos de cuatro pacientes internados en el Hospital Municipal San Bernardino de Hurlingham. Cuando los médicos les preguntaron qué era lo que habían consumido, todos coincidieron en que habían tomado cocaína durante una reunión.

En ese sentido, se comprobó que muchos de los afectados habían ido a comprar la droga juntos al mismo lugar -la villa Puerta 8- y, más tarde, la habían consumido en grupo. “Algunas de las víctimas, después de comprar los estupefacientes, se juntaron a consumir en el mismo lugar”, sostuvo una fuente de la investigación.