PERONISMO AL 2023: No habrá penas, ni olvidos

El poder siempre está para conservar el poder, y abrazar más poder aún. En un clima que da calor a los protagonistas donde se supone reconocer errores, como primera práctica de sinceridad que nunca existe.

Mas hay un test del histórico humorista Landrú, poniendo en palabras “¿Es usted capaz de reconocer un error?, entonces usted no es capaz de ocupar un cargo político en la República Argentina”.

En una consideración de 30 años atrás sin que hoy todavía a nadie se le caiga la cara de vergüenza ajena. “Bendito” ejercicio de quienes pujan por llegar a lo más alto del poder político, hoy en juegos de ajedrez posicionales, reinstalandose nuevamente la precandidatura a presidente del país, del actual embajador en Brasil, el Lic. Daniel Scioli.

Daniel Scioli y Gustavo Bordet se reunieron en Entre Ríos y coincidieron en  el pedido de unidad del peronismo - Infobae
Daniel Scioli junto al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet

Puesto en escena y factible impulso desde el PJ, desde “la Liga Federal de Gobernadores”. Ahora desde una postura en bloque de la mayoría de administraciones justicialistas del Interior argentino. Con impulso primigenio dado por los gobernadores de San Juan, Sergio Uñac, y de la misma Santa Fe, desde el C.P.N. Omar Perotti.

Cumbre en San Juan: gobernadores acuerdan respaldar a Alberto, pero hay preocupación
Con Uñac como anfitrión Perotti, Bordet

No puesto en la escena principal el diplomático con destino en Brasil, para reparar temáticas casi personales, durante el desarrollo electoral del 2015, donde recibió su derrota en disputa contra el frente Pro, Radicalismo y Coalición Civica; apenas por 1,5 % de diferencia en votos.

En medio de un proceso previo, donde no se observó enjundia y franco apoyo de ciertos sectores juveniles y sociales muy alineados al Cristinismo. Tiempos de 7 años atrás que hoy guardan otras imágenes reparadoras. Por lo menos, observando una encomiable labor de inversiones cruzadas y concreciones de emprendimientos productivos internacionales, como defensa de cierto superávit en exportación con el vecino país, principal exponente del Mercosur.

Así Daniel Scioli es apreciado en Santa Fe y Entre Ríos por la inyección productiva puestos en nuestros territorios; extendiendo la injerencia para desarrollos propios de ciertas regiones cordilleranas, cuando algunas favorecen a San Juan y han puesto dinámico valor al corredor bioceanico que conduce a Chile y salidas al mundo por el Oceano Pacífico.

Considerando a Daniel Scioli, un político registrado en un primer impulso militante por el “Menemismo”, claramente desde donde parten las figuras de las dos grandes “coaliciones” gobernantes en este desgastado poder sobre la Nación y el Estado Argentino; regándonos de miseria, pobreza extrema, inflación, sueldo de pobreza en dólares, corrupción pública y privada con “fugadores de riquezas” hacia paraísos fiscales; políticas conjuntas de “entrega de bienes primarios y semielaborados desde despiadadas formas de extractivismo productivo, instalación del narcodelito y la criminalidad organizada como fuente perversa de ingresos hacia una sociedad negada…etc.”

Pero siempre la política quiere reivindicarse, eludiendo aquello sobre “las penas imborrables”, y “no tomando en cuenta los olvidos que hacen a los brutales desprecios discriminatorios, en especial a los sectores de la sociedad de mixturas étnicas y venidos de los pueblos originarios”.

Casi sin nombrarla, la reforma constitucional de 1994, con mucho de Menem y Domingo Cavallo en sus ” fiestas de la convertibilidad ” mientras se privatizaban desligándose de empresas de producción testigos y de servicios bajo la órbita estatal. En un tiempo donde se prometió mayor equilibrio financiero entre el gobierno central en Buenos Aires, y las provincias de la Argentina a fin de ser equilibradas en un desarrollo productivo para progreso y de afirmación social parejo en todo la geografía nacional. Poniendo especial definición en instrumentar “El Fondo de Coparticipacion Federal”, en base a los porcentajes provinciales de mayores aportes al Tesoro Nacional, y en contemplación solidaria de aportes suplementarios a territorios provinciales postergados y poseedores de menores recursos de recaudación impositiva productivos.


Cuando a casi 30 años de aquella especial normativa económica-financiera todavía no está totalmente aplicable en el país: y ha exigido en el caso de Santa Fe el dictámen en amparo de la Corte Suprema de Justicia para acceder a cobros retrasados desde la gestión Néstor Kirchner; mensurados en $ 140.000 Millones …

Para los políticos del Interior, desde sus figuras gobernantes para el PJ, se estima como verdadera oportunidad continuar la gestión hasta medio endeble Alberto Fernandez; ya por su aferrado origen de “porteño” y no conocedor de las más profundas esencias de un país como Argentina que respira su propia pasión y todos los deseos de progreso por “motus propio”.

Pero parece que el mismo habitante de “La Residencia de Olivos”, al no conformar en 2 años su propio sosten político como agrupación formal del Frente de Todos, espera en buenas expectativas el desarrollo de la propuesta electoral; mirando el mapa regional favorable si en octubre próximo, el líder del PT, Ignacio “Lula” Da Silva es elegido presidente de los brasileños en lugar de Jair Bolsonaro. Confirmando un desarrollo del poder social y popular fortalecido tanto por Brasil, como los ejes comunicativos entre países con similar perspectiva ideológica pasando por Chile, Bolivia y Perú….

Inclinada la balanza hacia el candidateable Daniel Scioli, experimentado en lo previo como vicepresidente de Néstor Kirchner y dos veces gobernador en la Provincia de Buenos Aires; más allá de su ajustada derrota en 2015 frente a Mauricio Macri. Dejando coincidencia no sólo con el impulso de representatividad desde muchos gobernadores, sino que en ambas partes (uniendo a ellos la mirada “casi de aprobacion” de Alberto Fernández) no ven con buenos ojos “todos los dineros extras que llegan privilegiando a la gestión en Buenos Aires de Axel Kicilloff y el espacio principal que lo rodea desde “El Cristinismo”.

Todo en desmedro de el resto del Interior Argentino… ¿¿Se siente fuerte y con mayores espacios de poder el Presidente tras el acuerdo a firmar en breve con el FMI, e imponer los movimientos técnicos-politicos-economicos de su Ministro de Hacienda Martín Guzmán???

En un resurgimiento de la pesadilla más inquietantes para recorrer estos dos años de gobierno hasta la próxima compulsa del 2023. En esta apuesta por Daniel Scioli, mientras Cristina Fernández todavía está con su nave voladora carreteando en una pista demasiado recargada para transitar; quizás pensando más en posibles honores de un tiempo por ser. Y su hijo Máximo sin despegar porque lo “que natura non da, Salamanca non presta…”, y tan sólo sigue bien abocado a lo legislativo trabajando experiencia junto a Sergio Massa (¿¿¿hasta cuándo???).

Muchos dirán que es impropio pensar candidaturas o lanzarlas hacia el 2023; pero la fogoza y ríspida oposición todo lo enmarca ahí con sus halcones y palomas también… siguiendo los dictados ofensivos de Guillermo Seita o de Enrique “Coti” Nosiglia.

Se estarán preguntando hora a hora los gobernadores importantes Uñac y Perotti, como el mismo Presidente Fernández antes de su trascendental viaje a Rusia y China; si están ocupando el lugar correcto de la interna en la “coalición”, o si más adelante pueden ser carne de cañón desde los sectores más duros del Justicialismo, si antes “no arreglan” con algunos “minigobernadores” intendentes bonaerenses, y los sectores de los sindicatos de trabajadores más poderosos en la escena política nacional.

Algún importante político nacional supo decir en voz alta, y en cierta oportunidad que cualquier privilegiado llamado para el cargo más importante del país: ” Me gusta mandar un poquito. A los que se dedican a esto, salvo que sean muy atorrantes, lo que más les gusta es que la gente los quiera. Toda otra cosa que te digan es mentira”.

Por: VÍCTOR HUGO BRESCIANI