Otra vez el ucraniano, ahora lo detuvieron por transporte de droga por la hidrovía

El exsoldado ucraniano que se hizo conocido al ser hallado en el baúl de un Corsa que manejaba un empresario santafesino el 3 de setiembre de 2020, ahora fue detenido por ser un engranaje clave de una organización narco que trasladaba droga por la hidrovía.

Viktor Melnyk era la misma persona que venía escondida en el baúl del Corsa y que fue detenida en Paso Telégrafo el 3 de septiembre de 2020. Este exsoldado ucraniano es un engranaje vital dentro de la organización porque –según las tareas de inteligencia criminal- es quien actuaría de nexo con los compradores de la droga en Europa.

La cocaína secuestrada, según la titular de Senad, Zully Rolón, estaba lista para ser embarcada en uno de los puertos de Asunción para salir por la hidrovía Paraguay-Paraná rumbo a Europa. No se descarta que esta organización haya hecho uno de los contrabandos de cocaína más grandes de la historia, como fueron las 27 toneladas de este estupefaciente que se traficaron por la hidrovía y fueron incautadas en febrero del año pasado en los puertos de Amberes, Bélgica, y Hamburgo, Alemania.

El misterio que rodea el caso del exsoldado ucraniano es que vivía en Rosario, junto a su pareja. ¿Qué hacía en esta ciudad si era parte de un engranaje clave de una organización trasnacional que traficaba droga por la hidrovía? No hay muchas respuestas, sobre todo de parte de las autoridades. Los seis allanamientos en los que se concretó la detención de Melnyk se produjeron el domingo pasado. El operativo, llamado Navis, se concentró en varias localidades del centro del país, pero el cargamento de cocaína fue secuestrado en un emprendimiento agropecuario cercano al pueblo de Eusebio Ayala, a unos 70 kilómetros de Asunción. Los 947 kilos de cocaína estaban embalados y preparados para ser enviados a la zona portuaria para desde allí ser enviados en un buque por la hidrovía.

“Tras varios meses de investigación se pudo identificar una estructura liderada por Fernando Enrique Balbuena Acuña desde la localidad Eusebio Ayala”, señaló un comunicado de la secretaría antidrogas. El hijo del exdiputado paraguayo “era responsable del acopio y envío de grandes cargas de cocaína por la hidrovía Paraguay-Paraná y luego Europa a través del Atlántico”, agregaron las fuentes. El valor de la cocaína secuestrada está estimada, según la Senad, en unos 60 millones de dólares. En esos operativos también fue detenido Melnyk. El secuestro de esta cantidad de cocaína confirma lo que durante la pandemia empezó a asomar: que Paraguay se transformó en un nodo logístico de tráfico de cocaína a través de los 3400 kilómetros de la hidrovía, que cruza buena parte de la Argentina tiene salida al océano Atlántico.

En febrero del año pasado, se secuestraron tres cargamentos con un total de 27 toneladas de cocaína en Amberes, Bélgica, y Hamburgo, Alemania. Una de los embarques con 16.174 kilos de estupefacientes, hizo trasbordo en el puerto de Buenos Aires. El hallazgo se produjo luego de que las fuerzas de seguridad europeas lograron vulnerar más de 170.000 mensajes de teléfonos que usaban el sistema encriptado Sky ECC. La droga nunca fue detectada en el puerto de origen, en Paraguay.

El exsoldado ucraniano estaría involucrado en este esquema de tráfico a gran escala. Melnyk hab´ía sido detenido por la policía entrerriana del puerto de control de Paso Telégrafo, sobre la ruta 12, el 3 de septiembre de 2020.

El Chevrolet Corsa, donde iba escondido el ucraniano, pertenece al empresario santafesino Juan José Clucellas, que era quien conducía el vehículo. Cuando lo pararon aquel 3 de setiembre de 2020 el conductor entregó los papeles con un trato afable hacia los policías.

El vehículo no estaba a su nombre sino que figuraba registrado en Itá Ibaté, Corrientes, por otra persona, que es “amigo y pariente”, según declaró en la Justicia federal de Entre Ríos. Los policías le pidieron al hombre (dueño de la armería La Escondida, con sede central en avenida Aristóbulo del Valle al 5600 de la ciudad de Santa Fe), que abriera el baúl del rodado.

Para evitar cumplir con la orden policial, Clucellas se excusó diciendo que llevaba un ciervo Axis, animal de los que suelen cazarse en esa zona. La sorpresa fue mayúscula: dentro del baúl no había ningún animal, sino un hombre enorme, con las piernas flexionadas, como si estuviera en posición fetal, vestido con una gorra, un jogging y zapatillas de trecking.

Ahora, Melnyk está sospechado de ser un actor clave del crimen organizado internacional