Hijos del Poder: Ambigua defensa de un funcionario provincial

Luego de que este fin de semana Emilio Rosatti, funcionario del Tribunal Oral Federal de Santa Fe e hijo del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Horacio Rosatti, diera positivo de alcoholemia con 2.24 g/l de alcohol en sangre (el permitido es 0,5) mientras conducía en la ruta provincial N° 1, la ONG Compromiso Vial cuestionó que en el procedimiento hubo un “trato preferencial” para “escoltarlo” hasta su casa y no se le retuvo el vehículo.

El subsecretario de la Agencia de Seguridad Vial, Osvaldo Aymo, desmintió que haya privilegios y en Radio2 confirmó que ya tuvo un episodio similar: medios santafesinos indicaron que el 13 de marzo de 2021 le dio 1,44 g/l de alcohol en sangre. ¿Quién es Aymo? Un funcionario provincial con ligazón a una empresa prestigiosa de seguros.

Al cruce de semejante desprolijidad se interpusó la ONG Compromiso Vial.

Por su parte, Verónica Palacios, vicepresidenta de la Asociación Compromiso Vial planteó que “si una persona es acompañada a su domicilio luego de haber detectado un grado tan alto de alcohol en sangre cuando se supone que hay que proceder de otra manera, no es que nosotras creemos, sino que es una realidad el privilegio”.

También, se refirió a la “necesidad” de alcohol cero al volante en toda la Argentina. Desde la ONG emitieron un comunicado en el que hablaron de “la decadencia de la justicia al desnudo”, en el que preguntaron “¿por qué su vehículo no fue retenido y remitido a un depósito? ¿Cuánto tiempo será retenida esa licencia?”. Y detallaron: “Emilio Rosatti se encuentra concursando el cargo para ser Juez en el Juzgado Federal N° 2″. Y propusieron: “Repasemos muy brevemente cuáles serían las funciones a las que aspira a cubrir: un Juez Federal atiende en materia de estupefacientes, contrabando, evasión fiscal, lavado de dinero, y otros delitos que afectan a la renta y a la seguridad de la Nación. Trabajando como Secretario en ese Tribunal fue acusado de golpear a su pareja y llevarse por la fuerza a la hija que tienen en común. Su jefe, sancionó a Emilio Rosatti al enterarse de esta situación. Sin embargo, su padre quien es Juez de la Suprema Corte de Justicia de la Nación e intervino rechazando el pedido de recusación por considerar que esa decisión de apartar del Tribunal a su hijo era ‘prematuro’ e ‘irrazonable’. Fue la primera vez en la historia de nuestro país que un juez de la Corte recuso a un Juez Federal”.

En ese sentido, agregaron: “Si quienes deben administrar e impartir justicia deben a la sociedad mostrar acciones probas, apegadas a las normas y ética, ¿cómo debe entenderse y asimilar semejantes conductas y expresiones violentas? La salida que el propio sistema establece frente a estas inconductas violentas y de peligro, ¿responden acaso a una lógica de “logia o cofradía” en donde de acuerdo al nivel de poder o sus vinculaciones se aplican discrecionalmente las sanciones? ¿dónde queda la frase igualdad ante la ley? ¿es posible construir y hacer de este mundo un lugar menos violento, más justo e igualitario si quienes ocupan lugares destacados y de privilegio se mantienen al margen de las leyes?”.

Además, mencionaron: “El proyecto de Reforma del Código Penal que elaboramos de manera colectiva y federal junto a otras 80 ONG (año 2020), planteaba que conductas como la efectuada por Emilio Rosatti no deben ser consideradas una falta o infracción sino que su actitud desaprensiva y temeraria constituye per se un delito vial”.

Y sumaron: “Apelamos enfáticamente a los poderes y administraciones correspondientes sea categóricamente rechazada la pretensión de Emilio Rosatti de concursar el cargo de Juez Federal sosteniendo no sólo que es una agresión y una burla a quienes defendemos la seguridad vial como un derecho de la ciudadanía sino que queda expuesto a la luz de las evidencias, la falta de garantías de su ético desempeño ante un cargo de vital importancia”.

La vara mide desigual a los ciudadanos de primera con otros de segunda.

“Con la vara que midas serás medido”