No habrá dólares del BCRA para importar vehículos

El Gobierno le avisó a los importadores de autos que no fabrican en el país, que no habrá dólares para importar los vehículos. Para no quedar desabastecidos, las marcas piden préstamos a sus proveedores y se cubren del tipo de cambio con bonos dólar linked.

El Banco Central confirmó que no tendrán acceso a dólares para comprar las unidades a sus proveedores del exterior, por lo que repensaron sus estrategias para evitar volver a quedarse sin stock en las concesionarias argentinas.

Sucede que el martes pasado, Hugo Belcastro -el presidente de CIDOA, la cámara que nuclea a estos empresarios-, se reunió con el equipo de la Dirección Nacional de Importaciones. Los funcionarios explicaron que ‘los dólares no están’ y que juntos intentarían ‘buscar la vuelta’ para que el mercado no esté desabastecido.

El rebusque que encontraron las marcas que exclusivamente importan coches -sin fábricas en el país- es pedir préstamos a sus proveedores o casas matrices del mundo con una tasa de 3% para embarcar los autos.

A comienzos de 2021, el BCRA les entregaba los dólares anticipados para que pagaran a sus marcas en origen. A mitad de año, el Gobierno les cortó el acceso y les dijo que cada uno consiga financiamiento de sus proveedores. 

“Llevó tiempo pero como cada representante tiene muchos años de relación con las marcas lo conseguimos. La tasa es razonable, un 3%, así que dada la situación del país nos parece bien”, explicó Belcastro.

La postura fue ratificada por el Gobierno esta semana y según proyecta Belcastro se mantendrá al menos este año. El Central liberará los dólares 180 días después del embarque de los autos, y con esos fondos las marcas pueden pagar a los proveedores. En los autos de más de u$s 35.000 el plazo es de 360.

Como los autos que compraron en dólares se venden en el país en pesos, el mecanismo al que apelan los importadores para no perder tanto margen en el camino es tomar posición en bonos dólar linked que evita el efecto de la devaluación, aun cuando en toda la operación hay hasta 5% de gastos adicionales, según explicó Belcastro.

Las SIMI también tienen en este comienzo de año, cupos limitados para los importadores exclusivos. En el mismo nivel que el año pasado, cuando el faltante de autos fue notorio.

Las terminales locales corren mejor suerte, con acceso a dólares para importar autos en compensación por lo que exportan. Sus compras al exterior son mucho más significativas ya que representan el 97% del total.

Belcastro señala que, en números redondos, el año pasado se importaron 175.000 vehículos. De esos, los integrantes de CIDOA fueron responsables de solo 10.000. Este año, prevé que sumarán 165.000 en total.