Perotti sale a marcar la cancha a la oposición obstinada

“Queda una señal demasiado grave”. Lo expresó el gobernador que recordó que los senadores opositores, a diferencia de los dipurtados, sí votaron el presupuesto.

Omar Perotti dijo que el cajoneo del miércoles en la Cámara de Diputados, donde los socialistas de Pablo Farías y los radicales de Maximiliano Pullaro dejaron sin presupuesto a la provincia es una “señal muy grave”. Si lo que sucedió en el Congreso, donde los diputados de la UCR y el PRO voltearon el presupuesto nacional “fue algo muy malo, hoy tenemos el mismo mal ejemplo en la provincia de Santa Fe”, acusó el gobernador. Su ministro Marcos Corach (Gestión Pública) reforzó la denuncia contra los radicales: “Los senadores (de Felipe Michlig) votaron el presupuesto –que salió por unanimidad en el Senado-, pero los diputados (de Pullaro) ni siquiera lo trataron. Es la especulación en su máxima expresión. No se puede especular con una herramienta crítica como ésta”, dijo Corach y le pidió “a la oposición que escuche a la gente, se haga cargo de su rol y deje atrás la campaña permanente”. Perotti advirtió sobre otro hecho: una reforma a la ley Tributaria que metió el socialismo, que redujo el ingreso de la provincia por el impuesto inmobiliario en un 10 % (del 50 al 40%) y lo aumentó en la misma proporción a los municipios (del 50 al 60%). “Vamos a tener 1.500 millones de pesos menos, habrá que ver a quién se lo sacamos: si a Salud, a Seguridad, a Educación o la Legislatura”, anunció Perotti.

El gobernador y su gabinete asociaron ayer el cajoneo del presupuesto de la provincia en la Legislatura –a pesar de que tenía media sanción del Senado-, con el rechazo del presupuesto nacional en el Congreso, hace diez días. “¿Cuál es la diferencia?”, planteó el presidente del PJ Ricardo Olivera en el debate en la Cámara de Diputados. Si el resultado es el mismo: “El 1º de enero de 2022, ninguno de los dos gobiernos tendrán presupuesto, ni en la Nación ni en Santa Fe”.

“Si lo que pasó en la Nación con el presupuesto fue algo muy malo”, que perjudicó a Santa Fe con la pérdida de recursos y obras públicas, entre ellas el puente Santa Fe-Santo Tomé, “hoy tenemos el mismo mal ejemplo en la provincia”. “No tener presupuesto es complicarle la vida a los santafesinos”, insistió el mandatario.

“No darle a la provincia presupuesto es una señal muy grave”. “En los momentos difíciles, de crisis, hay que ayudar a la gente”, “no complicarle la vida”, dijo Perotti. Y adelantó que en 2022 “reconducirá” el presupuesto de 2021. “Haremos todos los esfuerzos para reconducir el presupuesto de este año, que obviamente tendrá menores recursos porque las inversiones se habían actualizado y se incorporaron obras nuevas. Lo que sí garantizaremos plenamente son las obras que ya están en ejecución. Pero sin dudas, no tener presupuesto no es una buena noticia”, se lamentó.

Ayer, el único que salió a defender el freno al presupuesto fue el presidente de la Cámara de Diputados Pablo Farías. “No rechazamos el proyecto, tenemos diferencias. Hay un pedido específico” de los intendentes Rosario Pablo Javkin y de Santa Fe Emilio Jatón para actualizar el Fondo del Conurbano que “ha quedado absolutamente desactualizado”, dijo. “El gobierno se tiene que poner al día con municipios y comunas por fondos atrasados”.

Perotti lo desmintió: “No hay deudas con los municipios. Y quienes reclaman eso dejaron a la provincia (en 2019) con deudas atrasadas con municipios y comunas de cuatro y cinco años por el fondo de obras menores y fondos de financiamiento. Hoy, estamos en la mayor transferencia en la historia de recursos a municipios y comunas”. “Más allá de la intencionalidad política –dijo el gobernador-, lo que llama poderosamente la atención es que el presupuesto se apruebe por unanimidad en una Camara y después sea rechazado en la otra”. “Si el proyecto se votó por unanmidad en el Senado, “tan malo no era”. Corach completó esa lectura política: “Si miramos al radicalismo, sus senadores (que responden a Michlig) votaron este presupuesto y los diputados (que lidera Pullaro) ni siquiera lo trataron. Es la especulación en su máxima expresión. Y no se puede andar especulando con una herramienta crítica como esta. Ha llegado la hora de que algunos miembros de la oposición escuchen a la gente, se hagan cargo de su rol y dejen atrás la campaña permanente”, expresó.

El gobernador tampoco dejó pasar el antecedente de 2019. “Un hecho inédito, que no sucedió en ninguna provincia del país”, cuando dos semanas antes de llegar a la Casa Gris, su antecesor Miguel Lifschitz le armó el presupuesto 2020 y la Legislatura lo aprobó en 48 horas. “De los últimos tres presupuestos, sólo pudimos tener uno (el de 2021). Pero eso no nos detiene, seguiremos adelante, de la mejor manera. Habrá que ser más austeros”, agregó.

Acerca de la reforma de la ley Tributaria –propuesta por la diputada Clara García- que le recortó a la provincia el 10% de los ingresos por el impuesto inmobiliario, Perotti explicó. “Hay un cambio en la distribución del impuesto inmobiliario urbano, alterando los recursos de la provincia y pasándolos a los municipios. Esto es lo que no han dicho”. “Habrá 1.500 millones de pesos menos en la provincia que tendremos que ver a quién se lo sacamos, si a Salud, a Seguridad, a Educación o a la Legislatura. Lo analizaremos en los próximos días”, concluyó.