Representantes de Mesa de Interferias llevaron sus reclamos por funcionamiento al Concejo

Se recibió a representantes de la Mesa de Interferias quienes realizaron reclamos sobre la actividad en general y en especial, sobre las fiscalizaciones llevadas adelante.

Respecto a la misma, aluden a la nota presentada al Concejo Municipal en la cual manifiestan como delegados y delegadas de las Ferias Artesanales Muy Rosarinas, Feria Paño al Piso, Feria La Fluvial, Feria del Bulevar, Feria Mercado de Pulgas del Bajo, Feria Plaza Montenegro, Feria Parque Alem, las irregularidades ocurridas en la última fiscalización anual para nuevos ingresantes del día 2 de noviembre de 2021, así como los inconvenientes que atraviesan en el funcionamiento de la Mesa de Interferías.

Entienden que, desde la misma secretaría de Cultura, se perjudica el funcionamiento de las ferias y no se realiza el cumplimiento de las ordenanzas que regulan la actividad. Consideran que con el actual modo de gestionarlas, no se les da seriedad ni respeto a los feriantes, a las ferias y a la actividad.

Las condiciones de iluminación, estructura, limpieza y elementos fundamentales quedan a cargo de los feriantes y no se hace el reclamo ni se dan soluciones prácticas desde la Secretaría. Muchas veces, alegan tener que estar en cosas que no les corresponden cuando deberían gestionarlas desde la misma municipalidad.

Solicitan trabajar con gente idónea que sepa de las ordenanzas, que pueda dar respuesta y gestionar pues manifiestan que los administrativos que han puesto en la mesa, no tienen idea del funcionamiento de las ferias ni conocen las ordenanzas que sostienen la actividad. No poseen el poder de resolver las situaciones.

Expresan que existe mucha falta de respeto a feriantes y a la actividad y también un maltrato, que no tiene en cuenta lo que son, lo que hacen ni el valor del trabajo que llevan adelante. No se los respeta ni se los tiene en cuenta como Mesa de Interferias pues si bien se llevan adelante las reuniones, son en cualquier lugar y sin dar el tiempo que corresponde.

Sobre la fiscalización que se llevó adelante comparten que no se respetaron los ítems establecidos en las normativas. Como ejemplo, citan que se incluyeron puestos de comida y alimentos que no correspondían. No se cumplieron con muchos datos básicos y personal de la Oficina de Ferias inscribió a personas que no respetaban el requisito de residencia mínima de dos años en la ciudad de Rosario o en el Gran Rosario.

La reunión de la Mesa de Interferias, añaden, se ha transformado en una reunión de autoayuda donde se vuelcan quejas pero no se soluciona nada. Hay dos administrativos que no resuelven nada. No se le da importancia a la mesa ni a la actividad y piden gente que reúna capacidad de resolución y mínimamente idónea.

Solicitan el respeto y el cumplimiento de las ordenanzas, en lo que hace a los requisitos y publicidad de las ferias que hacen. No sólo en las redes sino en otros medios donde se pueda llegar a la gente en forma masiva y que se difunda qué ferias se realizarán, cuándo y dónde se llevarán adelante.

Piden también que se consulte sobre el trabajo ya que son los feriantes quienes conocen la actividad y quienes más pueden aportar del saber particular para evitar errores o que se hagan cosas que no sirven. Algunos feriantes hace casi 20 años que trabajan como tales, conocen los modos y formas de realización pero no se los consulta.