Glamping en Córdoba: cuatro lugares para dormir bajo las estrellas

En Córdoba, cada vez más viajeros eligen combinar las ventajas del camping con el glamour de la hotelería. Carpas lujosas, domos y yurtas: son las opciones sustentables para disfrutar de la naturaleza.

Dos Aguas en Capilla del Monte

En el Valle de Punilla, a poco más de 100 kilómetros de Córdoba capital, está ubicada “Dos Aguas”, una experiencia de geo-glamping orientada a la preservación de la naturaleza. En el espacio, que se extiende a lo largo de ocho hectáreas de monte serrano, la propuesta es gozar de las ventajas que ofrecen los domos geodésicos, además de aprovechar una vista única del mítico cerro Uritorco.


Cada uno de los domos está equipado con climatización, amplias camas y una decoración que queda a criterio de los visitantes. Alrededor, se presentan diferentes opciones para llevar la aventura al siguiente nivel, entre las que se destacan piscinas, un club house y hasta un gabinete holístico, entre alternativas como clases de yoga y otras prácticas idóneas para incrementar el bienestar físico y mental.

Otro de los atractivos destacados de Dos Aguas son los senderos propios, orientados hacia las aguas que flanquean el predio, situado en las cercanías del río Dolores y el dique El Cajón. En el lugar, también es posible sumarse a caminatas guiadas por las sierras y elegir entre distintas categorías de servicios con desayuno en la habitación, almuerzo y cena.

También es importante señalar que, por cada construcción, se cuenta con acceso a un baño privado que está situado en otro espacio dentro del complejo. Se trata de un detalle distintivo de este tipo de propuestas, que bien puede marcar una verdadera diferencia para muchos viajeros que buscan disfrutar del entorno sin dejar de lado las comodidades del hotelería tradicional.

Aguada de Lunas en Amboy

El espacio “Aguada de Lunas” está situado en Amboy, a unos 115 kilómetros de la ciudad de Córdoba, dentro del Valle de Calamuchita. Presentado como un camping de lujo, les propone a sus huéspedes una vivencia “all inclusive” en equilibrio con la naturaleza. Para ello, incluye los servicios de atención característicos de una estadía privilegiada.

Este complejo está emplazado en el corazón de un campo de sierras de 23 hectáreas. Tiene seis domos que se encuentran ubicados estratégicamente, en armonía con la vegetación. A esta determinación, la iniciativa suma la acción de proteger el libre desarrollo de la flora autóctona. De esta manera, mantiene reducido el avance de las especies exóticas a su mínima expresión.

Además, a la sensación de exclusividad que evoca la distribución de las unidades, se añade el valor de una piscina natural que recibe las aguas del río Amboy. Esta atracción se encuentra en un área ornamentada por arboledas y tapizada por el verde silvestre que define los paisajes del valle calamuchitano.


Otros de sus distintivos son un restaurante de estilo rancho de campo, un espacio de descanso inteligente y un bar de mate y vermutería. En el lugar, también se ofrecen clases de yoga o de preparación de dulces. Asimismo, surgen oportunidades de sumarse a caminatas, travesías de trekking rumbo a cuevas comechingonas y noches de cine bajo las estrellas.

Complementan la experiencia dos ranchos que fueron remodelados respetando el estilo original de su antigua construcción. En contraste al atractivo histórico de ambos espacios, Aguada de Lunas funciona sobre la base de un moderno proyecto de sustentabilidad. Con esta premisa, obtiene electricidad a partir de energía solar y agua de vertiente natural, entre otros avances.

Chacra Raíz en San Javier

Hacia el oeste y a casi 200 kilómetros de la ciudad de Córdoba, dentro del Valle de Traslasierra, aparece el pueblo de San Javier. Allí está el cerro Champaquí, que es el más alto de la provincia. En las cercanías de esta maravilla natural, se extiende por dos hectáreas el hospedaje “Chacra Raíz”, un lugar ideado para practicar ecoturismo y conectar con el entorno.

El complejo está dividido naturalmente en cuatro sectores que se conectan por senderos que llevan a recorrer el monte. En uno de ellos, se ofrece la modalidad de eco-glamping, que suma la premisa ambientalista a la experiencia de bienestar que define a este tipo de alternativas.

Chacra Raíz invita a disfrutar de fogones bajo las estrellas, siestas bajo los árboles, una piscina rústica, cama elástica y una terraza deck solarium. En sintonía con los principios que promulga, el predio opera con recursos sustentables, como energía solar, cocina biodegradable y termotanque a leña, entre otras herramientas.

En tanto, sus amplias carpas destacan por una cuidada decoración y su arquitectura bioclimática, que logra mantener la calidez de la tierra. También resulta remarcable el emplazamiento de estas construcciones, que están dentro de un campo con monte nativo, así como flora y fauna autóctonas.

Cauce Yurtas en Santa Elena

A 150 kilómetros de la ciudad de Córdoba, Santa Elena espera a los viajeros que buscan conocer el cerro Colorado y los entornos serenos que caracterizan al norte de la provincia. En ese ambiente rústico, surge la propuesta de “Cauce Yurtas”.

Las yurtas son un tipo de carpa tradicional que fue utilizada por los nómades en Asia Central. En la actualidad, fueron reconvertidas en una alternativa idónea para los adeptos del turismo sostenible. En el predio, además, cuentan con las comodidades generales del glamping, como baño privado, aire acondicionado y conexión a Internet.

La experiencia de Cauce Yurtas también incluye un desayuno casero elaborado con productos regionales y la opción de recorrer la Reserva Natural Cerro Colorado. Allí, se encuentra uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del país, con pictografías realizadas por sanavirones y comechingones.

Asimismo, en las cercanías del complejo, es posible visitar la Casa Museo de Atahualpa Yupanqui, con varios de sus objetos personales. También, se puede recorrer el Camino Real, que formaba parte de la principal vía de comunicación entre el Virreinato del Río de la Plata y el Alto Perú.