Rossi: “Perotti tuvo tiempo para viajar a ver Argentina-Brasil pero no para ir a la plaza de Mayo”

El ex ministro de Defensa disparó munición gruesa contra el gobernador; “el peronismo santafesino tuvo resultados catastróficos”, advirtió.

Agustín Rossi, dos días después de la derrota del Frente de Todos en las elecciones intermedias y menos de 24 horas más tarde del acto por el Día de la Militancia, el ex ministro de Defensa dispara: “el intento de provincializar el peronismo fracasó”. Y agrega: “El peronismo santafesino hizo la peor elección intermedia estando el peronismo en el gobierno provincial, en algunos distritos tuvimos resultados catastróficos”.

En entrevista con el diario La Capital, el ex precandidato a senador nacional y referente de La Corriente celebró la decisión de Alberto Fernández de habilitar Paso para dirimir candidaturas en dos años, dijo que no cree que tenga “mucho para charlar con Perotti” y advirtió que “con la gestión sola no alcanza”. “Hay que ofrecer gestión más política, más ideología, el peronismo provincial tiene que definir hacia dónde quiere ir”, planteó.

—Siempre las elecciones expresan un mensaje de la ciudadanía al gobierno y a la política, ¿Cuál fue el contenido del mensaje de este domingo?

—Como todas las elecciones intermedias, estas permiten distintas reflexiones. Sin duda, expresamos conformidad con el resultado, fundamentalmente por la recuperación que tuvimos en la provincia de Buenos Aires y por haber dado vuelta distritos como Chaco y Tierra del Fuego. Es extraño lo que ha pasado: nosotros estamos conformes, la izquierda y los libertarios también, pero los únicos que no están conformes son los de Cambiemos, y de hecho se enojan porque nosotros estamos conformes (se ríe). Creo que ellos no están satisfechos con el resultado porque su expectativa era que esta elección resolviera no sólo el 2021 sino también el 2023, y eso no ha sucedido: las fuerzas han quedado equilibradas en la Cámara de Diputados y el Senado. Mi impresión es que para un sector mayoritario de los argentinos el sentimiento de esperanza vuelve a estar posado en el Frente de Todos y, sobre todo, en la figura del presidente de la Nación.

—Tanto en el gobierno como en la oposición esperaban un resultado similar o incluso más abultado que el de las Paso, ¿A la política le cuesta tener el pulso de la sociedad?

—Fue tan sorpresivo el resultado de las Paso que incluso los que éramos optimistas evitamos dar pronósticos optimistas. Lo cierto es que el gobierno tomó nota del resultado de las Paso, hizo las modificaciones que había que hacer, y las políticas públicas fueron destinadas a lo que nos pidieron los argentinos en las Paso.

—¿El acto en plaza de Mayo abre una nueva etapa del Frente de Todos, con otro Alberto, con otro funcionamiento de la coalición?

—El presidente dijo cosas importantes ayer. Primero, que empezaba una segunda etapa del gobierno, en la que el eje va a estar puesto en la recuperación económica y que la consolidación del crecimiento llegue al hogar de todos los argentinos. Tenemos que hacer en dos años lo que los argentinos nos dijeron en 2019 que hagamos en cuatro años, y que no pudimos hacer por la pandemia. También habló hacia el Frente de Todos y dijo algo que yo particularmente celebro: que las candidaturas se van a elegir por Paso, desde el candidato a presidente hasta el candidato a concejal. Eso fue lo que solicitamos e hicimos en la provincia de Santa Fe y nos pusieron en un lugar incómodo, como que estábamos haciendo algo indebido. Celebro que todo el mundo haya asumido que la idea de impulsar listas únicas en todos los distritos claramente fue un error, y que un instrumento como las Paso, diseñado por nosotros, fue mejor utilizado por la oposición.

—Todo el proceso de internas fue tenso, incluso tuvo repercusiones nacionales, ¿Cómo quedó su relación con Alberto y Cristina después de esos episodios?

—Muy bien, yo hice lo que dije que iba a hacer, que iba a seguir independientemente de cual fuera el resultado de las Paso, y eso fue lo que hice: ayer estuve en la plaza como un militante más. Tengo un diálogo más asiduo con el presidente pero con la vicepresidenta también he dialogado en estos días.

—¿Cómo analiza que ni el gobernador ni Mirabella hayan estado ayer en la plaza de Mayo?

—(Piensa unos segundos). Bueno, la verdad es que tengo una mirada más global, y voy a tratar de inscribir esa actitud en el marco de lo que pasó en la provincia de Santa Fe. El peronismo santafesino hizo la peor elección intermedia estando el peronismo en el gobierno provincial. Tenemos resultados catastróficos: por primera vez colocamos un sólo concejal en la ciudad de Santa Fe. El mejor resultado es el de Rosario, que es un resultado que los peronistas santafesinos venimos sosteniendo hace muchísimo tiempo; hace mucho tiempo que venimos sosteniendo tres concejales. Eso no tiene que ver ni con Mirabella ni con Perotti, tiene que ver con el trabajo del peronismo en Rosario, donde a veces le toca a alguno ser el protagonista y a veces le toca a otros, pero todo el peronismo se mueve en el mismo sentido. Perotti y Mirabella tienen que volver a Rafaela: perdieron 52 a 25 en su ciudad de origen. También perdimos las principales intendencias que se ponían en juego en esta elección.

—¿Qué explica a su entender estos resultados?

—Creo, entre otras cosas, que se recuperaron elecciones en aquellos distritos en donde los dirigentes políticos se sentían más identificados con el proyecto nacional. Perdió el intento de provincializar el peronismo, y Perotti es un fiel exponente de eso. Me preguntaste por qué no estuvieron, y es porque no creen en el proyecto nacional que encabeza el peronismo, no lo siente como prioritario. ¿El gobernador de la provincia tuvo tiempo para ver el partido Argentina-Brasil pero no para ir a la plaza de Mayo a un acto convocado por el presidente de la Nación? Hicieron una campaña basada exclusivamente en las políticas provinciales, sin hablar de ninguna de las políticas nacionales.

—En la campaña planteó que la intervención de su espacio evitó que Perotti sacara al peronismo santafesino del Frente de Todos, en un armado parecido al cordobesismo. ¿Cree que el gobernador va a insistir con esa idea?

—El cordobesismo no existe más porque ganó Cambiemos, corta. Perotti no va a insistir con eso no porque no tenga la intención, sino porque esa estrategia claramente fracasó. En donde quisieron llevar adelante esa política provincial los triunfos de Cambiemos fueron más contundentes.

—¿Tuvo algún contacto con el gobernador después de la interna o de las elecciones? ¿O todavía no habló?

—Yo charlé muchísimo con el gobernador entre 2017 y hasta el 2021, con la estación previa de haber ganado las elecciones donde nosotros aportamos a su triunfo como gobernador. La verdad es que ese diálogo no resultó conducente para nosotros, ni para el peronismo de Santa Fe. Poco le creo a Perotti de lo que dice, no tengo mucho para charlar con el gobernador. Nosotros expresamos un peronismo distinto al que él expresa y la seguiremos expresando. No creo que tenga mucho para charlar con Perotti.

—Después de las elecciones Javkin subió una foto con Scarpin, y habló de armar nuevos frentes, ¿el escenario para 2023 se vuelve más amenazante para el peronismo por la posibilidad de que la oposición se unifique?

—Tenemos que ofrecer a los santafesinos una propuesta distinta, si queremos ofrecerles algo similar a lo de otras fuerzas políticas, fundamentalmente Cambiemos, no creo que nos acompañen. Creo que no hay que ofrecer solamente gestión, hay que ofrecer gestión más política, más ideología. Con la gestión sola, por más que tenga elementos destacables, no alcanza. El peronismo es un movimiento que expresa a los sectores más humildes, a los trabajadores, a la clase media de los centros urbanos, que tiene que tratar de articular una política con el sector agropecuario, pero desde una identidad ideológica. El peronismo provincial tiene que definir hacia dónde quiere ir y desde qué universo ideológico va a enfrentar esto que puede ser Cambiemos, o un Cambiemos ampliado. Ese es el debate que tiene que darse el peronismo en los próximos tiempos.

—¿Es posible que sea candidato en dos años o se ve aportando desde otro lugar?

—Me veo construyendo en la provincia una propuesta donde el peronismo recupere consignas, ideología, propuestas, que diga claramente qué sectores quiere representar, y que piense más en ganar la elección a nuestros adversarios políticos que en ganar las internas. Fue notable el vuelco de recursos logísticos que puso el gobernador en ganar la interna, que fue infinitamente superior a los recursos y a la militancia que pusieron en ganarle a Cambiemos. Voy a aportar a construir una alternativa distinta a la que va a ofrecer Perotti en el peronismo, esa opción ya perdió, él y su candidato a gobernador perdieron. El 70 por ciento de los santafesinos decidieron no acompañar al gobernador, y de su 30 por ciento uno de cada tres votantes nos había acompañado antes a nosotros. Insisto: esa propuesta política en Santa Fe se terminó, y dependerá de nosotros, los peronistas santafesinos, construir otra alternativa.