Turismo: se espera aluvión de visitantes, pero alertan que la recuperación tardará al menos dos años más

Fue la actividad más golpeada por la pandemia en el mundo y, en particular, en Argentina. El post pandemia representa una oportunidad significativa para el sector. Esta semana se abren las fronteras y se espera la llegada de miles de visitantes. Según estudios, por el tipo de cambio, los destinos argentinos aparecen como los más competitivos. Esto genera en el Gobierno una buena expectativa sobre el ingreso de divisas desde un sector clave. En tanto, el programa Pre-Viaje motorizó el turismo local. ¿Cuáles son las expectativas para la temporada que se avecina y por qué los especialistas advierten que la recuperación total demorará unos años?

El turismo fue la actividad más golpeada por la pandemia y las restricciones del mundo y, en particular, de nuestro país. La salida de la pandemia, los incentivos internos y la posibilidad de que los turistas internacionales puedan ingresar a Argentina generan buenas expectativas en un sector al que le llevará tiempo reponerse por completo.

Un trabajo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estimó que entre 2020 y 2021 el turismo local perdió una suma acumulada de US$8.209 millones, lo que reducirá su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) en casi US$40.000 millones debido a la menor llegada de visitantes del exterior por la pandemia. A eso hay que sumarle la pérdida de 1,1 millones de puestos de trabajo directos y el cierre de 2.000 establecimientos turísticos

“El turismo fue la actividad más golpeada por la pandemia y por eso seguimos teniendo un escenario complejo, aunque comienzan a verse mejoras notables”, dijo a los medios el vicepresidente de la Cámara Argentina de Turismo, Aldo Elías. El propietario del Hotel Presidente sumó que hay incentivos para el turismo interno; buenas expectativas por la llegada de turistas internacionales, en un país con un tipo de cambio muy competitivo; “pero la recuperación total podría llegar recién en dos o tres años”.

Uno de los programas que más se destacan a nivel interno es el PreViaje, lanzado por el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación a finales de 2020 y que esta temporada se encuentra en su segunda edición. En concreto, este programa es una preventa turística que reintegra el 50% del valor del viaje en crédito para volver a gastarlo en todos los destinos turísticos de Argentina.

Además, según datos de la cartera de Turismo, PreViajeya fue utilizado por dos millones de personas que totalizaron la carga de $41.000 millones en facturas. Ese último dato representa un récord importante en comparación con la edición del año pasado, cuando se habían realizado gastos por $10.000 millones.

Para Elías, el programa oficial es “la mejor medida que tomó el Gobierno para nuestro sector”. En coincidencia, el presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), Roberto Amengual, señaló que su efecto sobre la formalización será muy positivo.

“El turismo nacional fue acompañado el año pasado por el primer PreViaje. La primera edición tuvo un impacto muy fuerte para comunicar que ya estábamos trabajando. El actual sirve mucho para incentivar el consumo, sobre todo el formal. Eso es fundamental, porque se benefician los establecimientos registrados y  también se fomenta la formalidad”, sostuvo Amengual.

Respecto al movimiento actual del turismo, el también presidente de Amérian Hoteles precisó que el diagnóstico es “muy diverso” en función de las plazas sobre las que se esté hablando. “El turismo internacional recién está abriendo, el corporativo ya finalizó su temporada y el local comenzó a moverse más porque hubo una temporada, aunque más corta que de costumbre, el año pasado”, mencionó.

En esa línea Amengual detalló: “Capital Federal es la plaza más golpeada porque depende del turismo de reuniones, corporativo e internacional. En estos meses que llevamos de pandemia no ha superado el 10% de ocupación, teniendo en cuenta que para cubrir los costos se necesita por lo menos 45% de ocupación sin contar el alquiler del edificio. Muchos trabajan a pérdida”.


Una muestra del potencial que tiene el turismo local se vio el último fin de semana largo, que fue entre el 8 y el 11 de octubre. En ese momento se movilizaron más de 4 millones de turistas y fue un récord absoluto para ese mes. De 24 provincias, 23 tuvieron una ocupación superior al 85%.

Respecto a la llegada de extranjeros. Desde este mes, el Gobierno permitió el ingreso a la Argentina de visitantes de cualquier parte del mundo, un mes atrás, desde el 1º de octubre las fronteras se habían reabierto para la llegada de turistas únicamente de países limítrofes.

En esa línea la Organización Mundial del Turismo (OMT) prevé que para finales de 2022 el turismo internacional se recuperará al 50%. “Es un camino que va a empezar a mejorar, pero va a ser un proceso. Se están poniendo las bases para reactivarse por completo el año que viene. A nivel regional, es decir países limítrofes, puede ser más rápido”, aseguró Amengual.

Otra medida para incentivar a los turistas extranjeros es la creación de las “Cajas de Ahorro para Turistas” que anunció hace dos semanas el Banco Central de la República Argentina (BCRA). A partir de esa iniciativa, se ofrece a los viajeros del exterior la posibilidad de abrir una cuenta bancaria de forma remota con un saldo tope de US$ 5.000 con una cotización equivalente al dólar MEP ($181,26).

“La cuenta bancaria es una propuesta que planteamos nosotros desde el sector en un intercambio con el Turismo. Nadie va a venir a cambiar los dólares a $100 cuando valen $200”, manifestó Elías. “Planteamos que se haga un sistema similar pero a través de las tarjetas de crédito que es bastante más accesible, porque los extranjeros se manejan con el plástico”, dijo Gabriela Ferucci, a cargo del Presidente Palace Hotel

Desde el Ministerio de Turismo esperan recibir entre 150.000 y 200.000 turistas sólo durante los meses de noviembre y diciembre. Por tanto, eso significa, según estimaciones de la cartera, una inyección de US$ 50 millones para el país

Vale considerar que, en cuanto al ingreso de divisas, el sector generó US$ 5.654 millones durante 2019, lo cual representó el 7,13% de las exportaciones totales de ese año. “Necesitamos el turismo internacional porque somos un país con poco volumen poblacional en la séptima superficie internacional”, dijo Elías.

La devaluación que vive Argentina genera que también venir a vacacionar sea mucho más barato que otros destinos a nivel mundial. Así lo plasmó un trabajo realizado por la consultora Singerman & Makon, en donde se relevaron precios de distintos productos y servicios turísticos, realizado sobre 28 ciudades turísticas del mundo.

En cada una de las ciudades que forman parte de la muestra, se consideró un viaje de siete días y seis noches para una persona, mientras que todos los precios fueron expresados en dólares estadounidenses, valuados al tipo de cambio vigente al día 13 de septiembre último. En el caso de las ciudades argentinas se consideraron dos tipos de cambio, oficial y marginal.

“Tomando como base el tipo de cambio marginal, las ciudades argentinas se posicionan como las 5 más competitivas por precio-turismo de la muestra, con valores de la canasta promedio diarias entre US$ 85 y US$ 111”, consignó el informe.

“El turismo es una actividad económica que puede generar muchos beneficios para nuestro país porque está ligado a muchos otros rubros”, explicó a la prensa el economista especializado en turismo Pablo Singerman. “Creo que hay oportunidades para que en los próximos años retomemos un sendero de crecimiento y que se pueda aportar a la estabilidad macro del país”, concluyó el especialista.