Tessandori: “El intendente tiene que dejar de ser comentarista de la realidad”

Con más de 33 mil votos obtenidos pese a no tener rival interno, Miguel Tessandori fue uno de los grandes protagonistas en las Paso de septiembre y se perfila como uno de los candidatos que puede mejorar notoriamente su caudal de adhesiones en las generales del 14 de noviembre próximo para el Concejo rosarino.

En ese sentido, la expectativa de quienes acompañan al periodista deportivo de Canal 3 es sumar adhesiones de electores que, tras las Paso, quedaron disconformes con la integración de las listas de los frentes y alianzas a los que destinaron sus sufragios y ahora buscan nuevas opciones.

-Cómo ve el desarrollo de la campaña para las elecciones generales?

-Con mucho optimismo. Estamos recorriendo la ciudad, hablando con muchos vecinos, yendo a los clubes de barrio, y en todos lados encontramos el mismo panorama: la gente está con mucha bronca y tristeza por el momento que vive, con mucha desilusión por la situación actual de Rosario y el país, con pocas perspectivas de un futuro mejor. Pero, al mismo tiempo, vemos muchas ganas de creer y de apostar una vez más a que se pueda hacer algo, a que alguien pueda ser algo para mejorar la situación, lo que ratifica la voluntad que uno tiene de aportar su granito de arena.

-¿Por qué, tras tantos años de reconocimiento por su trayectoria en los medios, decidió sumarse a la política?

-Porque Rosario y su gente me dieron mucho. Tuve el privilegio enorme de estar en sus casas durante 40 años, me pasa constantemente que gente de treinta pico o cuarenta años que me dice “crecí con vos”, o que con los más grandes a esta altura ya nos sentimos amigos. Ese respaldo y esa confianza me obligan a aportar mi granito de arena, a poner el hombro. Vengo a la política a hacer un aporte, no soy político, no voy a vivir de la política. Sé que tengo que aprender, todos los días aprendo, trato de juntarme con la gente que nos puede dar los mejores consejos. El sabio no es el que más estudia sino el que mejor se rodea y aplico esto en la construcción del espacio que estamos generando a partir de esta vocación de aportar algo a la sociedad. Y, fundamentalmente, tengo claro que estoy para abrir un camino, no estoy para hacer una carrera política, no es que después voy a ser candidato a intendente, después a senador, después a presidente, nada de eso. Queremos abrir un camino para mostrarles a muchos rosarinos y rosarinas que hay que comprometerse. Si nos pasa en la calle que encontramos más gente buena que mala, tenemos que hacer que en la política haya más gente buena que mala, más gente con compromiso sano y con honestidad para que las cosas cambien.

-¿Cuáles son las propuestas respecto del trabajo a desarrollar en el Concejo?

-Básicamente, nuestro compromiso es trabajar con mucho sentido común y mucha cercanía con la gente. Por ejemplo, lo que pasó con el transporte marca la falta de sentido común y cómo le desorganizan la vida a la gente. No hay capacidad de entender que, para el que labura, para el que estudia, para el que se mueve por Rosario, el transporte público de pasajeros tiene que dar previsibilidad; y acá de buenas a primeras cambiaron recorridos, suprimieron recorridos, dejaron gente de a pie. Lo que se ve es que la política, los que toman decisiones, no viven como la gente común, como la gente de a pie. No les pasa que les cambia la vida porque un recorrido se altere, porque un colectivo deje de ir a La Siberia. Falta empatía para saber qué le pasa a la gente cuando el Estado falla. Por eso, nuestra premisa principal es esa, mucho sentido común, mucha cercanía con lo que le pasa al vecino, para desde ahí empezar a legislar y a profundizar los proyectos. Otro ejemplo es que está claro que Rosario tiene un problema de seguridad, y no se puede estar echándole la culpa a los demás todo el tiempo. El intendente (Pablo Javkin) tiene que salir de su rol de comentarista de la realidad y asumir una responsabilidad, y eso hay que empujarlo desde el Concejo.∏

LC