El rol de Sergio Massa durante la crisis: “unidad aunque duela”

En medio de las tensiones del gobierno tras la derrota electoral de las PASO, que derivó en cambios en el gabinete, Sergio Massa se ubicó como el gran negociador de las internas entre el presidente, Alberto Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Kirchner, con el objetivo de evitar más fracturas en el Frente de Todos.

Sin ningún tipo de declaración a la prensa, el líder del Frente Renovador mantuvo con perfil bajo reuniones en el Congreso bajo estrictas reservas y en el Ministerio de Economía para ultimas detalles de la ejecución del presupuesto, y su primera aparición pública será hoy en la Rioja, junto al presidente y los gobernadores de las provincias.

Apuntado como un posible miembro del nuevo gabinete, Massa convocó a los líderes de su espacio a una reunión en su despacho ubicado en el barrio porteño de Retiro para unificar posturas frente a los ofrecimientos masivos de renuncias de varios funcionarios y tanto él como su núcleo más íntimo, finalmente, optaron por el silencio.

Alberto Fernández viajará este sábado a La Rioja para liderar una cumbre con gobernadores peronistas, a quienes les pedirá ayuda y respaldo para afrontar la segunda parte de su mandato.

El encuentro fue promovido y organizado por los mandatarios de Catamarca, Raúl Jalil, San Juan, Sergio Uñac, y La Rioja, Ricardo Quintela. También Juan Manzur, quien finalmente será el nuevo jefe de Gabinete nacional.

Además de estos dirigentes, fueron invitados Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Omar Perotti (Santa Fe), Gerardo Zamora (Santiago del Estero).