Esta tarde el Consejo Federal de Educación define medidas para avanzar con clases presenciales

Los ministros de Educación de las provincias y la ciudad de Buenos Aires se reunirán para validar las modificaciones propuestas por el Gobierno nacional. Buscan implementarlos a partir del 1 de septiembre.

El Consejo Federal de Educación se reunirá este jueves para analizar y validar los cambios en el protocolo de la asistencia a clases en los niveles primario y secundario en todo el país, que fueron definidos por el Ministerio y sus asesores, para “intensificar la presencialidad a partir del 1 de septiembre”, según adelantó el ministro de Educación Nicolás Trotta.

El Consejo, que agrupa a todos los ministros de Educación de las provincias y la ciudad de Buenos Aires, se reunirá a partir de las 15:00, encabezado por Trotta, quien previamente participará de la presentación de un informe sobre relevamiento y fortalecimiento de políticas socioeducativas en la post pandemia, según la agenda oficial.

En la provincia de Santa Fe, la ministra de Educación , Adriana Cantero, deslizó que la mayoría de los establecimientos educativos de la provincia “podrían adaptarse a los nuevos formatos” y dejar ya de lado el sistema de burbujas escolares incluso desde la semana próxima.

En el contexto general del país, con la mejora de todos los indicadores epidemiológicos y el avance del plan de vacunación, más la llegada del clima más benigno, éste podría ser el momento de flexibilizar algunos aspectos del protocolo educativo que permita recuperar mayor presencialidad en las escuelas.

Así, la funcionaria de la educación provincial señaló que en caso de que el Consejo Federal flexibilice los protocolos, “la mayoría de las escuelas de la provincia de Santa Fe están en condiciones de adaptarse a los nuevos formatos y volver a mayor presencialidad. Pero vamos a estar muy atentos a aquellas instituciones que tienen matrícula muy alta y no siempre tienen espacios disponibles para permitirles la adaptaciones”.

La propuesta definida contempla tres escenarios posibles y refiere a condiciones mínimas, sobre las cuales cada jurisdicción podrá adicionar otras medidas que considere convenientes:

– Condición óptima: En el caso de que las escuelas puedan asegurar la presencialidad completa manteniendo una distanciamiento físico de 1.5 m entre estudiantes, sin dejar de ventilar, asegurar el uso de mascarillas y la higiene de manos. Para mantener esta distancia es necesario aprovechar al máximo el mobiliario escolar en toda su extensión.

– Condición admisible: En el caso de que no sea posible asegurar el distanciamiento de 1.5 m para una presencialidad plena, se tomará una distancia física de 0.90 m entre estudiantes en las aulas, manteniendo el requerimiento de 2 m en los espacios comunes y con el cuerpo docente.

En este caso, aumenta el requisito de ventilación, no solamente manteniendo abiertas ventanas y puertas sino incrementando el tiempo de ventilación entre clases.


– Excepciones: Solo en el caso de que no sea posible mantener un distanciamiento físico de 0.90 m entre estudiantes, se podrá mantener una distancia menor; y las excepciones podrán aplicarse en contextos de bajo riesgo epidemiológico y con adecuada cobertura de vacunación en la población general.

No obstante, estas excepciones deberán ser acompañadas de las siguientes medidas obligatorias: mantener e incrementar el resto de las medidas implementadas; la distancia entre estudiantes y docentes, así como entre docentes, se deberá mantener en 2 m; el distanciamiento en zonas de uso común, incluyendo comedores, no podrá ser menos a los 2 m y agregar estrategias preventivas adicionales.