La audiencia cambia de gusto y hay gran preocupación en la TV

Evidentemente todo termina al fin. Intratables no podía ser la excepción de una televisión más chiquita y con un público que cambió sus gustos como lo demuestra la crisis de Tinelli. Sin embargo, Liliana Parodi, la madre de la criatura, quiere llegar a completar el año con el cierre electoral. ¿Lo hará con Fantino?

Desde que aceptó el desafío de remontar el raiting, el ex relator al que no le gusta perder ni a la bolita, decidió meter mano e ir adaptando el foro de los debates televisivos en un formato a su medida, tratando de llevarlo al tempo de Animales. Sin resultados en los números. En las últimas emisiones rondaron 0.8.

“Todos los días es un programa nuevo, y los panelistas quedan colgados entre bambalinas“, reconoce una fuente cercana al conductor. Le pasó a varios históricos quedar colgados a último momento. Por eso exteriorizó la bronca Débora Plager, quien mientras tanto está creando un contrato con LN+.

Hay dos motivos que mantiene por ahora vivo a Intratables pese a la debacle de audiencia. Primero: Parodi quiere cerrar su ciclo con una recuperación y cree que el clima electoral es una oportunidad. Segundo: y no es menor, el ciclo pese a todo sigue siendo muy moderado por los anunciantes. Sigue teniendo una quincena de PNT.

Fantino hace y deshace a piacere con un marco de franca tensión. La nueva productora ejecutiva a cargo carece de personalidad para guiarlo. El animador tuvo la intuición que haciendo cenas con invitados, a lo Juanita, podría revertir el clima, Pero no levantó la audiencia y volvió al panelismo tras una reunión entre todos donde se dijeron algunas cosas.

Vilouta, el bombero voluntario del canal, podría ser el relevo en cualquier momento. Doman estará pensando que al final vio La Luz a tiempo.