Día clave para la ley de etiquetado frontal: el oficialismo cerró internas y decidió avanzar sin cambios

El demorado dictamen de comisiones por Etiquetado Frontal de Alimentos parece tener un destino final. Este martes desde las 15, habrá un nuevo plenario de las comisiones que vienen tratando el tema desde finales del 2020. Esta vez la intención es cerrar el debate y avanzar finalmente con la media sanción del Senado.

El proyecto establece que los productos que tengan un contenido por encima de los límites fijados informen con una etiqueta octogonal negra y con letras en blanco el exceso que puede perjudicar la salud. Las diferencias surgen por el tamaño de esa información y la relación con legislación de países vecinos. Argentina estaría sumándose a lo que sucede en Chile y alejándose de Uruguay y Brasil.

El ruido interno en el Frente de Todos, que según el propio oficialismo nunca fue “sustancial”, tiene un punto final. “La intención es dictaminar el proyecto sin cambios a la media sanción del Senado”, confirmó una diputada que lleva adelante el debate en el bloque que conduce Máximo Kirchner.

En todo este tiempo, el compromiso asumido por líderes de la coalición de gobierno con el propio gobernador de Tucumán, Juan Manzur, nubló el avance de la iniciativa. Fueron los legisladores por Tucuman los que consideraban a esta medida que salió del Senado como “muy dura” y que podría afectar gravemente a la industria del azúcar. Una de las principales fuentes de trabajo en la provincia. A esto se sumó un fuerte lobby empresarial.

“En principio no es sustancial la postura de los que pedían cambios en el Frente de Todos”, aseguraron ahora desde la bancada oficialista. Además, hace un par de semana, los azucareros de Tucumán recibieron una buena noticia desde Diputados, el proyecto de Biocombustibles que impulsó La Cámpora benefició como nadie al Bioetanol que se produce con alcohol de caña de azúcar.

Esto, según voces de la misma interna, “ayudó” para que la línea de los que defienden la producción en los ingenios se “ablandara un poco”. Por último, el que le puso fin al debate fue el presidente del bloque que cerró filas y apoya directamente sostener una media sanción del Senado que fue impulsada por Anabel Fernández Sagasti, línea directa de Cristina Fernández y La Cámpora. 

La definición del Frente de Todos, sumado a los votos de Juntos por el Cambio que apoyan el proyecto aseguran que se pueda avanzar sin cambios y alcanzar la sanción definitiva en el recinto.

En la oposición, más precisamente en el PRO, algunos diputados reclaman cambios y piden que se tenga en cuenta un marco normativo que siga los parámetros del Mercosur y más precisamente de Brasil. Los votos negativos se ordenan detrás de este reclamo al igual que el mundo de las empresas alimenticias.

Los empresarios asumen que perdieron el poder de fuego en Diputados pero siguen ejerciendo presión. “Lejos de obstaculizar el debate, nuestro sector busca lograr una propuesta que permita informar de manera comprensible, correcta y veraz al consumidor -el verdadero beneficiario- sin desatender la mirada y las preocupaciones del sector productivo”, detalló en un comunicado la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

Los referentes de COPAL sostienen dos críticas fundamentales: que el sello de información nutricional no es un incentivo para bajar el porcentaje de esos contenidos y la otra, la falta de coordinación en Mercosur. Con la decisión tomada en el bloque del Frente de Todos, el lobby se trasladará al Ejecutivo y la reglamentación.