Tres lugares para conectar con la naturaleza en San Nicolás

8 de julio de 2021.- A solo 240 kilómetros de Capital Federal, San Nicolás de los Arroyos es el lugar ideal para pasar un fin de semana en familia. Más allá de su zona céntrica, la ciudad propone aguas calmas y espacios verdes para disfrutar al aire libre y en plena tranquilidad. El Parque Rafael de Aguiar, el barrio Somisa y el Molino Santa Clara son algunas de las opciones que ningún turista debería perderse.

Qué hacer en San Nicolás de los Arroyos

El Parque Regional Forestal y Botánico “Rafael de Aguiar” es uno de los sitios preferidos por los habitantes de San Nicolás para realizar actividades deportivas, caminatas saludables y recorridas en bicicleta. Se encuentra a orillas del arroyo Yaguarón, donde es común ver familias descansando, picnics entre amigos y mateadas. Una armónica arbolada acompaña a este afluente del río Paraná, donde los nicoleños además disfrutan de largas jornadas de pesca.

De acceso gratuito, el espacio cuenta con una costanera de ripio que se puede recorrer en auto, aunque también resulta adecuada para realizar bicicleteadas entre grandes y chicos, acaso una de las postales más recurrentes del parque. Otra de sus atracciones es una laguna donde los visitantes practican diferentes deportes acuáticos rodeados de bosques ribereños y la vegetación típica del Paraná, entre sauces, alisos y ceibos.

Por último, se destaca la riqueza de su entorno natural, en el que habitan más de 150 especies de aves, así como mamíferos, reptiles y peces. Por eso, el área es propicia para realizar paseos de observación, se trate de animales, plantas o insectos.

Cómo recorrer el barrio Somisa de San Nicolás

Un punto imperdible para quienes busquen olvidarse de la rutina y el estrés es el barrio Somisa, situado al límite sureste de San Nicolás de los Arroyos. La zona les da la bienvenida a los viajeros con una avenida arbolada, acompañada de una secuencia de casas bajas que invita a perderse por las calles laterales de esta área alejada de la ciudad.

Más allá del sector poblado, Somisa también cuenta con una costanera para seguir profundizando el vínculo con la naturaleza. En este espacio, las familias realizan paseos en roller, senderismo y bicicleteadas, o se reúnen a disfrutar el aire puro alrededor de puntos de pesca.

Sin lugar a dudas, una de las atracciones más características del barrio es la Parroquia del Espíritu Santo, marca infaltable en el mapa de todo turista que llegue a San Nicolás. Con su forma triangular, esta iglesia exhibe un diseño que combina la fortaleza del acero y la delicadeza del vidrio. Sus innumerables vitrales producen un juego de luces y colores que ningún viajero querrá perderse a la hora de sacar fotos para recordar.

Molino Santa Clara en San Nicolás

Una propuesta menos conocida, pero muy recomendada por los nicoleños, es la visita al Molino Santa Clara, ubicado al oeste de la ciudad. Allí, los viajeros tendrán la oportunidad de descubrir los restos de la vieja estructura del molino, derribado en 1926.

El espacio resulta ideal para disfrutar de una tranquila tarde al aire libre, rodeado de aguas calmas y senderos naturales. En el área, además de un viejo puente, hay una cascada que desemboca en una impresionante olla, una de sus vistas más imponentes.

La sencillez del Molino Santa Clara crea una atmósfera única que suele ser muy elegida para tomar las fotografías del álbum de bodas y otros eventos. Por estas cualidades, y al tener en cuenta que es de acceso libre y gratuito, se convierte en unas de las atracciones que ningún turista debería perderse durante su visita a San Nicolás.