Copa América: La final Argentina – Brasil podría ser con público en el Maracaná

El organismo sudamericano aguarda la luz verde de la Prefeitura de Río de Janeiro, que podría dar el “ok” para un 10% de aforo del escenario. No habrá venta de entrada. La mitad de las ubicaciones sería para patrocinadores y protocolo de la Conmebol, mientras que el restante se repartirá en partes iguales entre la AFA y la CBF. Se utilizaría un esquema igual al de la final de la Copa Libertadores 2020, que fue en este escenario en enero de este año.

En las próximas horas de este mismo jueves, la Prefeitura de Río de Janeiro contestará por sí o por no al pedido del organismo sudamericano. Desde Conmebol plantearon un esquema muy similar al empleado en la final de la Copa Libertadores 2020, cuando Santos y Palmeiras se enfrentaron en enero 2021 en este mismo estadio, con un aforo del 10%.

En el caso del Maracaná, eso se traduciría en 7800 tickets. Ahora bien, ¿cómo sería la distribución? Conmebol apunta a quedarse con la mitad de esos lugares, para tener un gesto con los patrocinadores y sponsors que bancaron el torneo que, en lo efectivo, arrojará pérdidas para el organismo.

¿Y el resto? La otra mitad, la idea, es que se distribuya la mitad para la AFA y la otra mitad para la CBF. La Prefeitura de Río de Janeiro pedirá un test PCR negativo y le dará prioridad a aquellas personas que ya estén vacunadas, además será obligatorio el uso del barbijo en todo momento. No habrá venta de entradas, por lo tanto, no se podrá adquirir un lugar.

La AFA tiene la idea de darle prioridad a los familiares de los jugadores que puedan viajar hasta Brasil para asistir al partido. Por ejemplo, Antonella Roccuzo, que está con los tres hijos de Messi en Rosario, sería una de las que podría asistir. Habrá que ver qué otros familiares y allegados pueden hacerlo.

Según las matemáticas, a la AFA le corresponden 1825 entradas, por lo que habrá un remanente. La idea del organismo, entonces, es que puedan ir al estadio argentinos residentes en Río de Janeiro que cumplan con los requisitos de la autoridad: PCR negativo, usar la mascarilla durante todo el partido y, en la medida de lo posible, estar vacunados de antemano.

La respuesta de la Prefeitura de Río llegará en las próximas horas, pero desde Luque son optimistas en que será afirmativa y la gran final entre Argentina y Brasil podrá tener, aunque sea, una pequeña porción de torcedores y otra pequeña porción de hinchas.