La hidrovía Paraná-Paraguay vuelve a control estatal por un año

Esta mañana se publicó en el Boletín Oficial el DNU que faculta a la Administración General de Puertos a llamar a licitación corta para las obras de mantenimiento de la red fluvial troncal del Río Paraná, por el término de 12 meses. 

Se trata del Decreto 427/2021 que lleva la firma del presidente Alberto Fernández, que le otorga a la Administración General de Puertos (AGP) la concesión de la operación para el mantenimiento del sistema de señalización y tareas de dragado y redragado y el correspondiente control hidrológico de la Vía Navegable Troncal comprendida entre el kilómetro 1.238 del Río Paraná, punto denominado Confluencia, hasta la Zona de Aguas Profundas Naturales en el Río de la Plata exterior.

Para ello, el mismo decreto incorpora como segundo párrafo del artículo 5° del Estatuto Administración General de Puertos, que el organismo “también podrá asumir la concesión de obras y la administración, prestación de todo tipo de servicios de mantenimiento y operación de las vías navegables que se le otorguen o se le encomienden, realizando los actos que le corresponda ejecutar en tal carácter, por sí o a través de terceros”.

“El objetivo de esta licitación corta es darnos tiempo suficiente para la confección de la licitación larga (que se materializará en un segundo decreto), que es la que incluiría las nuevas obras que plantea el sistema Hidrovía, por ejemplo las que piden los gobernadores de las provincias costeras de este sistema fluvial”, aseguró ayer el ministro de Transporte, Alexis Guerrera.

Asimismo, el funcionario indicó que en este período de doce meses “ya comienza a funcionar el cobro del canon del Estado por parte del AGP y a través de la cuenta derivadora a la que ingresan, se le paga a las adjudicatarias de las tareas de dragado y balizamiento por las tareas realizadas”. En concreto, el sector privado deja de cobrar directamente a las empresas exportadoras el “peaje” por el uso del río. 

Cabe señalar que actualmente el control de la Hidrovía seguía en manos del mismo consorcio concesionario al que se le adjudicó en 1995, a partir de la prórroga del contrato por 90 días otorgada al momento de su vencimiento, que operó el pasado 30 de abril. 

En principio, la prórroga se vencería en agosto, pero al computarse sólo los días hábiles, se prolongaría hasta los primeros días de septiembre. No obstante, la intención es no volver a prorrogarlo, para esa fecha ya tendría que estar decidida la adjudicación del “contrato corto” de doce meses para el mantenimiento, exclusivamente, del servicio de dragado y balizamiento.

Hay quienes advierten sobre la imposibilidad de avanzar en ese sentidoDesde una de las provincias involucradas en este proceso, aseguraron que “no hay manera de que eso suceda”, y que el Estado no cuenta con las herramientas para esa convocatoria, debido a que la “licitación corta” es “una figura no establecida en la ley de obra pública”. Además, señalan que “no hay mucho margen para improvisar”, debido a la baja en el caudal del Paraná. 

La actual concesión está en manos del consorcio que conforman la empresa belga Jan de Nul y la local Emepa, de Gabriel Romero. La intención de la compañía extranjera es continuar prestando el servicio de dragado, aunque también trascendieron las diferencias “insalvables” que mantiene con su socio, Emepa.

En esta nueva convocatoria licitatoria, se abrió un juego que convoca a empresas de todo el mundo. Entre otras, figuran el Consorcio neerlandés Boskalis Dredging International (con el aval de la reina Máxima Zorreguieta), también de los Países Bajos Royal Van Oord y, entre otras, la china CCCC Shanghai Dredging. La licitación será en tramos, a diferencia de la actual concesión, que concentra todos los servicios de la Vía Troncal.

Resta ver si estas firmas se presentarían ya a la primera licitación “corta” o se reservarían para la oferta de la licitación “larga” que, según estiman en Transporte, podría concretarse en la segunda mitad de 2022 para ser adjudicada antes de fin de ese año.