Derrumbe en Miami: Retorna la idea de coimas en la construcción del edificio

Los constructores de la edificación en Miami fueron acusados tiempo atrás de pagar a los funcionarios locales para obtener permisos para construir el área.

El drama en Surfside dejó entrever una presunta trama de ilícitos en la obra.

Los constructores del edificio derrumbado en Miami fueron acusados tiempo atrás de pagar a los funcionarios locales para obtener permisos para construir el área, datos de la prensa que dejan al desnudo una presunta trama de ilícitos en ese tipo de obras.

Los reportó hoy la prensa estadounidense, citando algunas fuentes, según las cuales los principales constructores y diseñadores del condominio colapsado ahora están muertos. Entre ellos se encontraba Nathan Reiber, un canadiense de ascendencia polaca acusado hace años de evasión fiscal en Canadá.

Los desarrolladores de la torre derrumbada -una tragedia que causó al menos nueve muertos y más de 150 desaparecidos- fueron acusados una vez de pagar a los funcionarios locales para obtener permisos para el sitio, dijo un nuevo informe.

Los rivales de la construcción afirmaron que los socios detrás de Surfside Champlain Towers South estaban recibiendo un trato preferencial cuando se trataba de aprobar el sistema de permisos, cuando se estaba construyendo en 1981, dijo el periódico The Washington Post.

Los constructores de Surfside habían contribuido a las campañas de al menos dos miembros del ayuntamiento y luego exigieron que se devolvieran las donaciones cuando surgieron las acusaciones, según el medio.

La torre de 12 pisos había estado a punto de someterse a renovaciones por 15 millones de dólares para aprobar una certificación requerida de 40 años cuando se derrumbó el jueves pasado.

Todos los directores que se cree que participaron en el diseño y la construcción del edificio ya están muertos. Los desarrolladores detrás del proyecto incluyeron a Nathan Reiber, un canadiense nacido en Polonia que también fue acusado una vez de evasión de impuestos y citado por mala conducta legal en Canadá, según el informe del Washington Post.

Reiber, quien murió en 2014, había sido acusado de evasión fiscal por las autoridades canadienses en la década de 1970 cuando él y sus socios fueron acusados de robar dinero en efectivo de los edificios de apartamentos que poseían.

Supuestamente robaron decenas de miles de dólares de las lavadoras que funcionan con monedas en los edificios y se embolsaron alrededor de 120 mil dólares de cheques deconstrucción falsos, detalló el Post.

En 1984, Reiber, que era abogado, fue citado por mala conducta profesional por la Law Society of Upper Canada por un caso de evasión de impuestos, según el periódico. Finalmente resolvió el caso regresando a Canadá y pagando una milta de u$s60 mil.

En Florida, Reiber y sus socios inicialmente no pudieron comenzar la construcción de los edificios de condominios por a una deuda de 1979 debido a alcantarillas defectuosas.

Sin embargo, acordaron pagar la mitad de la deuda u$s400 mil por las reparaciones de alcantarillado en la propiedad y se les dio luz verde, lo que provocó la ira de los constructores rivales cuyos proyectos permanecieron estancados, trabados por deudas similares.