Se derrumbó un edificio en Miami: hay un muerto y cuatro argentinos desaparecidos

Momentos de extrema tensión se vivieron en edificio de la ciudad estadounidense de Miami, donde el inmueble se derrumbó parcialmente en torno en el vecindario de Surfside, según informó el cuerpo de bomberos de la localidad, que confirmó además una persona fallecida y varias atrapadas entre los escombros. En tanto, entre los desaparecidos, hay cuatro argentinos.

La policia de Miami Beach confirmó que el hecho tuvo lugar a las 2 de este jueves y que se trata de parte de Chaplain Towers (entre las calles 88 y Collins Avenue en Surfside), un condominio de 12 plantas y 100 apartamentos construido en 1981 frente al mar. Allí los bomberos llevan adelante una imponente operación de búsqueda y rescate.

Las autoridades confirmaron la muerte de una mujer, pero todavía no detallaron cuánta gente vivía en el edificio ni las posibles causas.

En tanto, la policía cortó las calles cercanas y decenas de vehículos de rescate y bomberos, ambulancias y policía inundaron el lugar. El derrumbe levantó una nube de polvo que se extendió por el vecindario, y cubrió los autos en la calle incluso a dos cuadras de distancia.

En tanto, la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo que el Departamento de Bomberos del condado estaba liderando las operaciones de rescate, con personal de primera respuesta de la ciudad y el condado en la escena. Dijo que el colapso parcial del edificio fue por una “causa desconocida”.

El área del desastre ha sido cercada por las autoridades, que trabajan a esta hora en la búsqueda de víctimas y en la remoción de los escombros. Las autoridades todavía desconocen qué pudo haber causado el colapso del edificio.

El Champlain Towers, construido en 1981, tiene un altura de 12 pisos y más de 100 unidades de condominio, y está ubicado frente a la playa. El edificio se encuentra en la dirección 8777 Collins Ave, en la comunidad de Surfside (Condado de Miami-Dade), y está a unas cinco millas al norte de Miami Beach.

El área es una mezcla de apartamentos, casas, condominios y hoteles antiguos y nuevos, con restaurantes y tiendas que sirven a una combinación internacional de residentes y turistas. El complejo ofrece un marcado contraste entre el bullicio y la ostentación de South Beach con una sensación de vecindario de ritmo más lento.